ONU insta a proteger a los agricultores de los plaguicidas

Share

22 de septiembre, 2004 — Los gobiernos deben proteger más a los trabajadores agrícolas de las intoxicaciones con plaguicidas, declararon hoy en Ginebra la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

La ciudad suiza es sede de un encuentro internacional para considerar, entre otras cosas, la inclusión de ocho nuevos plaguicidas en el Convenio de Rótterdam.

Este convenio exige a los exportadores que informen debidamente a los importadores potenciales sobre los peligros de usar 22 plaguicidas, entre ellos el DDT, y cinco sustancias químicas industriales.

Se calcula que entre uno y cinco millones de personas se intoxican cada año con los plaguicidas, la mayoría en países en desarrollo. Miles de esos casos son fatales.

Aunque en esas naciones sólo se utiliza el 25% de la producción mundial de plaguicidas, es allí donde se produce el 99% de las muertes.

Además de los trabajadores agrícolas, sus familias, en particular los niños y los lactantes, sufren exposición a los plaguicidas, dicen la FAO y el PNUMA.

En el mundo industrializado los plaguicidas más peligrosos están prohibidos o se utilizan bajo estricta supervisión, y el personal que manipula estas sustancias usa indumentaria y equipos de seguridad.

Pero en los países en desarrollo no siempre se aplican estas medidas, subrayan los dos organismos de la ONU.

Con frecuencia los trabajadores no tienen el equipo adecuado o el clima es demasiado caluroso y húmedo para llevar con comodidad ese tipo de indumentaria.

A veces el equipo que utilizan para fumigar tiene fugas y como los trabajadores no siempre disponen de acceso inmediato a instalaciones para lavarse, llevan puesta ropa contaminada todo el día, y comen y beben con las manos también contaminadas.

Noticias relacionadas