FAO: Langosta del desierto pone en peligro cosecha en el Sahel

Share

17 de septiembre, 2004 — Se espera que se agrave en las próximas semanas la crisis producida por la langosta del desierto en Mauritania, Senegal, Malí y Níger, y existe un serio peligro de que a partir de octubre las nubes de langostas invadan de nuevo el noroeste de África, advirtió hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

“Probablemente la invasión de langostas en el noroeste de África sea de mayor magnitud que en la pasada primavera”, declaró Keith Cressman, oficial de información sobre la langosta, de la FAO.

“Las dimensiones que alcance esta nueva invasión en los países del Magreb dependerán de los resultados de las actividades de inspección y lucha contra la langosta que están llevándose a cabo en África occidental, así como del volumen, la distribución y la frecuencia de las lluvias en los próximos meses”, añadió.

Se calcula que la superficie infestada de langostas en África occidental oscila entre tres millones y cuatro millones de hectáreas. Mauritania es el país más perjudicado (con alrededor de 1,6 millones de hectáreas infestadas). Durante el verano se han tratado casi 300.000 hectáreas en la región. Es probable que la fumigación aérea permita controlar considerablemente la amenaza que representan las langostas.

Para este verano se prevé una cosecha muy abundante en África occidental, pero gran parte de ella corre peligro debido a la magnitud extraordinaria de las infestaciones de langostas. Según los informes proporcionados por los países, a la fecha se ha perdido hasta 40% de las praderas y 10% de las hortalizas.

Sin embargo, hay pocos cálculos fiables sobre las pérdidas agrícolas regionales que permitieran pronosticar con seguridad el desarrollo de una hambruna en la región.

Cuando el viento es favorable, las nubes de langostas avanzan 200 kilómetros diarios. Una tonelada de langostas (que es una parte muy pequeña de una nube de tamaño medio), consume en un día la misma cantidad de alimento que 2.500 personas. Las langostas viven de tres a seis meses. De una generación a la siguiente el número de langostas aumenta 10 veces.

A la fecha, los países donantes han anunciado contribuciones por 24 millones de dólares, de los cuales la FAO ha recibido hasta ahora sólo cuatro millones. La Organización ha proporcionado cinco millones de dólares de sus recursos, una pequeña parte de los 100 millones de dólares que considera necesarios para combatir los abundantes brotes de langostas.

Los países damnificados también han aportado algunos recursos a las campañas de lucha contra la langosta y han recibido un significativo apoyo de los países colindantes.

Noticias relacionadas