ACNUR advierte crisis humanitaria grave entre refugiados congoleses en Uganda

Congoleses en Uganda
Foto: L.Beck

Share

16 de julio, 2013 — La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) han advertido una crisis humanitaria mayúscula en el occidente de Uganda, donde se refugian decenas de miles de congoleses que huyen de la violencia en su país y se resisten a ser reubicados en áreas más seguras.

Según datos de ACNUR, unos 70.000 refugiados están viviendo a lo largo de la frontera, cuya naturaleza accidentada dificulta la entrega de asistencia de emergencia.

El portavoz en Ginebra del organismo, Adrian Edwards, indicó que hasta ahora sólo 2.000 congoleses han podido ser llevados a un centro de tránsito ubicado a 20 kilómetros de la frontera entre Uganda y la República Democrática del Congo.

Edwards explicó que los refugiados quieren quedarse cerca del linde entre los países porque desde ahí pueden regresar a sus pueblos y aldeas para buscar comida y vigilar sus propiedades, pero advirtió de los riesgos que esto supone.

“Creemos que cuanto más tiempo se queden en la frontera, más probable será el brote de enfermedades. Por eso estamos tratando de convencerlos de que se vayan al centro de tránsito para que reciban protección, albergue y otra ayuda. El centro de tránsito puede alojar a 10.000 personas y estamos buscando ampliar el terreno para acoger a otros 10.000”, apuntó el portavoz.

El flujo de refugiados congoleses hacia Uganda se incrementó a partir del jueves pasado luego de un ataque rebelde al poblado de Kamango, en el estado de Kivu del Norte.

Por ahora, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha distribuido víveres a 20.000 personas y recibirá un nuevo cargamento esta semana. El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), por su parte, reparte agua, instalaciones sanitarias y servicios de protección a los niños.

Noticias relacionadas