Ministros de Desarrollo de América Latina discuten nuevas demandas sociales

Share

12 de julio, 2013 — Más de 20 ministros de Desarrollo Social de América Latina discuten hoy en la sede de la ONU estrategias para, además de continuar reduciendo la pobreza y las desigualdades, atender las demandas de la clase media emergente en la región con la mejora de los servicios públicos y una mayor rendición de cuentas.

Durante la apertura del VI Foro Ministerial para el Desarrollo, una reunión organizada cada año por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se divulgó un nuevo estudio que revela que el 38% de los latinoamericanos están en una situación vulnerable, es decir, viven con 4 a 10 dólares por día y corren el riesgo de volver a caer en la pobreza, en particular debido a la calidad de su educación, la falta de acceso a servicios de salud, y las condiciones de trabajo.

El informe señala que Uruguay, Argentina y Chile son los países con los niveles proporcionales más bajos de pobreza y con la clase media más grande.

Costa Rica, Panamá, Brasil, Colombia, Bolivia, México, Venezuela y Ecuador tienen una población pobre mediana, proporcionalmente, y sectores medios emergentes.

Por último, Paraguay, República Dominicana, Perú y El Salvador presentan altos niveles de pobreza y sectores medio débiles.

El estudio considera clase media a la que vive con una cantidad que varía de 10 a 40 dólares diarios, clase pobre a la que vive con menos de 4 dólares al día, y extremadamente pobre a la que vive con menos de 2,5 dólares al día.

En general, más del 30% de los latinoamericanos viven con menos de 4 dólares al día y 16% con menos de 2,5. Sólo el 2% de la población está clasificada como parte de la clase alta, es decir, que vive con más de 50 dólares al día, y casi el 30% son parte de la clase media, de acuerdo con el PNUD.

A pesar de que la desigualdad ha disminuido, 10 de los 15 países más desiguales del mundo se encuentran en América Latina, según cifras del PNUD. Sin embargo, el progreso es visible: en 16 de 17 países, la desigualdad de ingresos se ha reducido en los últimos diez años.

La agencia atribuye este hecho, en gran parte, a los programas sociales que dan ayuda financiera a las personas más pobres con la condición de que sus niños permanezcan en la escuela, se hagan chequeos médicos de manera regular y se mantengan al día con las vacunas.

Noticias relacionadas