FAO y PMA evalúan respuesta humanitaria a la crisis en el Sahel

Share

20 de febrero, 2013 — La respuesta de la comunidad internacional a la crisis del Sahel, que ofreció más de mil millones de dólares en asistencia a las víctimas de la sequía y los conflictos, ayudó a evitar una catástrofe de grandes proporciones.

Así lo perciben los líderes de agencias humanitarias, representantes gubernamentales de los países afectados y de los donantes que se reunieron hoy en Roma para evaluar la efectividad de la ayuda.

Cristina Amaral, responsable del sector de ayuda de emergencia para África de la FAO, destacó que ahora se cuenta con una mejor coordinación y los esfuerzos se concentran en la construcción de las capacidades de resistencia, “pero no debemos olvidar que aún hay 10 millones de personas en la región que necesitan ayuda”, dijo.

Añadió que entre ellos, más de 1,5 millones de menores de cinco años corren el peligro de sufrir desnutrición aguda.

En ese contexto, la directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Ertharin Cousin, afirmó que su organismo ofrecerá ayuda de emergencia a nueve millones de personas en la región.

El Sahel cubre territorios de Senegal, Mauritania, Mali, Argelia, Sudán y Eritrea. La sequía provocada por las escasas precipitaciones de 2011 y 2012, ha sido catalogada por la ONU como la peor en décadas.

Al desastre natural se suman también la pobreza estructural, la especulación de los precios en los mercados y el conflicto armado que estalló en el norte de Mali.

Noticias relacionadas