ACNUR expresa indignación por secuestro de trabajadoras humanitarias

António Guterres

Share

13 de octubre, 2011 — El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) expresó gran consternación e indignación por el secuestro violento de dos trabajadoras humanitarias y el ataque con arma de fuego al chofer que las transportaba en el campamento de Dadaab, en Kenya.

Las mujeres son empleadas de la organización no gubernamental Médicos sin Fronteras.

En un comunicado, António Guterres consideró inaceptable que los trabajadores de socorro sean blanco de agresiones o secuestros.

Según los testigos, las empleadas de Médicos sin Fronteras fueron plagiadas en terreno del campamento y su chofer fue herido por varios disparos. El conductor fue llevado a Nairobi, donde se le atiende en un hospital.

“Estas colegas estaban trabajando para salvar vidas. Pido a los responsables que faciliten su liberación inmediata y a salvo”, apuntó Guterres.

El complejo de Dadaab es el campamento de refugiados más grande del mundo. Actualmente acoge a cerca de 465.000 somalíes, 190.000 de ellos han llegado este año huyendo de la hambruna, la sequía y el conflicto.

Noticias relacionadas