Siria: Misión de la ONU informa de posibles crímenes contra la humanidad

Homs

Share

18 de agosto, 2011 — Los ataques a los manifestantes civiles en Siria por parte de las fuerzas del gobierno podrían constituir crímenes contra la humanidad, por lo que es urgente que el Consejo de Seguridad de la ONU considere turnar el caso a la Corte Penal Internacional (CPI).

Estas son las conclusiones del informe presentado hoy por la Misión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas encargada de investigar las violaciones de las leyes internacionales de esos derechos y determinar las circunstancias en que se cometieron esos atropellos.

Los expertos de la Misión no obtuvieron acceso a Siria, pero recibieron numerosas denuncias de violaciones graves a las garantías fundamentales, incluidas asesinatos, ejecuciones sumarias y ataques indiscriminados con helicópteros y francotiradores a los manifestantes que protestan contra el gobierno.

Según el informe de la Misión Investigadora, unos 1.900 civiles habrían muerto desde que empezaron las movilizaciones populares en marzo pasado. De esas muertes, 353 fueron ejecuciones sumarias.

Además, el texto reporta tortura, arrestos y detenciones arbitrarias, señaló Rupert Colville, portavoz en Ginebra de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, quien explicó que los expertos lograron entrevistar a 180 testigos en cuatro países.

“Entre los entrevistados se cuentan desertores del ejército, la policía y otras fuerzas de seguridad, muchos de ellos se negaron a dispararles a los civiles. También reportaron que muchos soldados y otros oficiales que trataron de desertar o se negaron a atacar a los civiles fueron ejecutados sumariamente en el momento”, dijo Colville.

Por otra parte, el Secretario General de la ONU conversó ayer por teléfono con el presidente sirio, Bashar al-Assad, para urgirlo a detener inmediatamente todas las operaciones militares y arrestos masivos en el país, incluidos los realizados en los campamentos de refugiados palestinos.

Del mismo modo, Ban Ki-moon insistió en la necesidad de dar acceso irrestricto a los medios de comunicación y exhortó al mandatario a iniciar un proceso de reforma pacífico y creíble que conlleve cambios de fondo para el país.

Noticias relacionadas