ONU asiste a refugiados somalíes afectados por la hambruna

Share

05 de agosto, 2011 — Unos 1.500 refugiados somalíes, el 80% de ellos mujeres y niños, llegan a diario a los campamentos keniatas de Dadaab, extenuados por la hambruna y la huida.

Para tratar de aliviar su situación, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha aumentado la distribución de comida, agua y utensilios de higiene en el campamento.

Casi la mitad de los niños que llegan al campamento están desnutridos, por lo que el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, los está alimentando, además de inmunizarles contra el sarampión y la polio.

UNICEF también está intentando colocar un centro de auxilio en Loboi, en la frontera entre Somalia y Kenya, ya que cuando los refugiados cruzan la división aún tienen que caminar cien kilómetros para llegar a Daadab.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) también participa en la asistencia a los refugiados somalíes en Kenya.

“Naciones Unidas ha puesto en marcha un esfuerzo humanitario enorme para recibir y alimentar a más de 400.000 refugiados que ya se encuentran acá, pero la situación dentro de Somalia es aún más difícil porque dentro de Somalia es mucho más difícil dar ayuda”, explicó William Spinder, portavoz del ACNUR.

Los tres campamentos de Daadab albergan a 400.000 personas y son el mayor centro de refugiados del mundo.

Noticias relacionadas