FAO: Amenazan langostas del desierto el noroeste africano

Share

23 de marzo, 2004 — A pesar de las operaciones de control, la situación de la langosta del desierto continua siendo una amenaza grave en el noroeste africano, según los datos más recientes de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

La situación se está recrudeciendo. Hace falta ayuda internacional urgente para evitar que se forme una plaga que podría poner en peligro la seguridad alimentaria de la región, advirtió la FAO.

En Marruecos se llevan a cabo operaciones intensivas de control aéreo y terrestre, tratando unas 20 000 hectáreas por día, para acabar con los enjambres que depositan huevos en las zonas de cría de primavera en el valle del Dra, en la parte sur de las montañas del Atlas.

Es probable que infecciones similares se extiendan al oeste de Argelia, cerca de la frontera marroquí.

En las próximas semanas, se prevé que lleguen más enjambres a Marruecos y Argelia desde el norte de Mauritania y el Sáhara Occidental.

En Mauritania, la deposición de huevos y la formación de bandadas de insectos continúan en el norte cerca de las fronteras de Marruecos y del Sáhara Occidental. Las langostas adultas están formando enjambres en zonas del norte y del noroeste donde la vegetación está seca. Se han visto algunos de estos enjambres moverse hacia el norte.

En Níger, la densidad de los enjambres de adultos está en aumento en el sur de las montañas Air, donde progresa la deposición de huevos y la cría. Se han visto pequeños enjambres avanzando hacia el norte a principios de marzo, y podrían aparecer en el sur y centro de Argelia.

El mes pasado, la FAO lanzó un llamamiento a los donantes para recaudar urgentemente 6 millones de dólares que permitan continuar con las actividades de control y prevención de plagas en Mauritania, además de pedir otros 3 millones de dólares para Malí, Níger y Chad.

La última plaga ocurrida en 1987 duró varios años y costó más de 300 millones de dólares acabar con ella.

La FAO reiteró que si las operaciones de control y supervisión tuvieran que reducirse o interrumpirse en esta primavera, se formarían más enjambres y se moverían hacia el Sahel, en África Occidental al inicio de la estación veraniega.

Noticias relacionadas