UNESCO lamenta fallecimiento de Embajador de Buena Voluntad Ikuo Hirayama

Ikuo Hirayama

Share

04 de diciembre, 2009 — La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, lamentó profundamente el fallecimiento del profesor Ikuo Hirayama, Embajador de Buena Voluntad de ese organismo de la ONU, acaecido el 2 de diciembre.

Bokova afirmó que la UNESCO ha perdido un amigo que durante más de veinte años prestó incansablemente su apoyo a los programas de la Organización, especialmente en los ámbitos de la educación y la recuperación y reconstrucción después de catástrofes y conflictos.

“Hirayama puso siempre un particular empeño en concienciar a la gente sobre el valor del patrimonio cultural como pilar de entendimiento mutuo. En la UNESCO, todos le echaremos de menos y lo recordaremos con afecto”, apuntó.

Sobreviviente del bombardeo atómico de Hiroshima en 1945, Ikuo Hirayama fue un pintor de talento y una figura eminente de la vida pública. En sus campañas en pro de la protección y restauración del patrimonio cultural mundial, dio a conocer la acción de lo que él llamaba “el espíritu de la Cruz Roja al servicio del patrimonio cultural”, que consiste en prestar ayuda financiera y asistencia técnica a las víctimas de conflictos o de la extrema pobreza, a fin de puedan preservar su patrimonio cultural.

Nombrado Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO en 1989, Hirayama participó activamente en las iniciativas para preservar los templos de Angkor Vat en Camboya; las Cuevas de Mogao, en China; los monumentos budistas de Bamiyán, en Afganistán; y las tumbas con pinturas murales del reino Koguryo, en Corea del Norte.

También fundó el Programa de Becas Ikuo Hirayama para la Ruta de la Seda, que ha otorgado subvenciones a más de 100 investigadores jóvenes del mundo entero especializados en temas vinculados a esta ruta cultural.

Noticias relacionadas