Annan lamenta que no haya acuerdo en conferencia sobre comercio ilícito de armas pequeñas

Share

10 de julio, 2006 — El Secretario General de la ONU, Kofi Annan, manifestó hoy gran decepción debido a que la Conferencia de las Naciones Unidas para revisar la implementación del Programa de Acción sobre el Comercio Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras terminó sin ningún acuerdo o declaración.

En un comunicado, Annan destacó, no obstante, que muchos Estados enviaron representantes de alto nivel al evento, y que muchos grupos de la sociedad civil contribuyeron activamente en las discusiones.

En ese sentido, la Conferencia tuvo éxito al llamar la atención de la comunidad internacional, “que permanece claramente comprometida con el Programa de Acción como el principal marco de trabajo para tomar que limiten el comercio ilegal de estas armas”.

Los delegados de todo el mundo reafirmaron que la tarea más urgente es tomar medidas firmes para controlar a los intermediarios de armas ilícitas, agregó el titular de la ONU.

“Este punto será estudiado a fondo por un grupo de expertos intergubernamental de las Naciones Unidas que celebrará su primera sesión en noviembre”, señaló el Secretario General.

Por su parte, Camilo Reyes, viceministro de Relaciones Exteriores de Colombia y participante en la Conferencia, explicó por qué, a su entender, no fue posible un consenso.

“A pesar de que no se logró una visión unánime sobre cómo avanzar en la implementación del Plan de Acción adoptado en 2001, no puede decirse que el proceso haya sido en vano”, dijo.

Sostuvo que las metas y acciones delineadas en el Plan han generado una gran cantidad de trabajo en diferentes partes del mundo a diferentes niveles.

El vicecanciller colombiano agregó que queda aún mucho por hacer porque es un problema muy amplio y profundo que genera violencia y sufrimiento en numerosas partes del mundo.

Por su parte, Rebecca Peters, directora de la Red Internacional de Acción contra las Armas Ligeras (IANSA) opinó que la conferencia fue un fracaso porque se desperdició la oportunidad de alcanzar avances concretos para brindar seguridad a la población. Destacó que a diario mueren en el mundo mil personas por armas de fuego.

Peters señaló que algunos gobiernos tomaron posiciones muy intransigentes sobre temas como la creación de reglas internacionales para las transferencias de armas y cambios en las legislaciones nacionales.

Sin embargo, subrayó los logros del proceso surgido a raíz de la adopción del Plan de Acción de 2001, como la movilización popular, y cambios a nivel de políticas y legislaciones.

Noticias relacionadas