Día Mundial del Medio Ambiente: PNUMA lanza estudio sobre futuro de regiones áridas del mundo

Share

05 de junio, 2006 — Los desiertos del mundo están sufriendo cambios dramáticos como resultado del cambio climático mundial, las altas demandas de agua, el turismo y la contaminación salina de las tierras irrigadas, advirtió un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

“La inestabilidad mundial y regional, que conlleva a más campos de entrenamiento militar, prisiones y albergues de refugiados también puede modificar el paisaje de los desiertos”; agregó el estudio divulgado hoy con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente.

Señaló que estas actividades transportan a mucha gente a los desiertos, generan ganancias considerables y ayudan a mejorar la infraestructura, “pero tienen importantes huellas ambientales, en particular con el tema del agua”, apuntó.

En este sentido, no obstante, aclaró que no todos los cambios tienen que ser necesariamente dañinos. “Algunos pueden tener beneficios concretos para los pueblos indígenas y otros habitantes de los desiertos”, aseveró el PNUMA.

Explicó que la mayoría de los desiertos poseen suficiente luz solar y regímenes de temperatura que favorecen a los lugares para el cultivo de camarones y pescados en zonas como Arizona y el desierto Negev, en Israel, lo que representa una forma ambientalista de ganarse la vida para los pueblos locales y los negocios.

Eventualmente estos y otros desarrollos que hacen uso de las características únicas de los desiertos también podrían ayudar a liberar la presión sobre los pantanos y las zonas costeras sensibles que hoy en día están despejados para las charcas de camarones, consideró el PNUMA.

Al referirse a América Latina y el Caribe, el informe pidió una mejor aplicación de la tecnología moderna, de energía solar y del uso del agua para el desarrollo sostenible de los desiertos, donde viven millones de personas.

Su director del PNUMA para la región, Ricardo Sánchez, indicó que el documento es un serio llamado de atención a los desafíos que presentan los cambios en el planeta agravados por la actividad humana.

“Hay que llamar la atención sobre la recuperación de las tierras, la calidad de vida de la gente que vive en estos lugares, que por eso son fuente de alta emigración hacia centros urbanos y otros países, desde zonas rurales áridas y semiáridas que son las áreas más pobres fundamentalmente de África y América Latina”.

La investigación también propone políticas gubernamentales para el futuro sustentable de estas regiones y considera que las zonas desérticas “deberían estar a la vanguardia en el desarrollo y ensayo de tecnologías y políticas del agua que sean innovadoras, eficientes y revistan interés a escala mundial”.

Noticias relacionadas