Sudán: ONU suspenderá tareas humanitarias en Darfur a menos que cesen ataques rebeldes

Share

28 de abril, 2006 — El representante especial de la ONU para Sudán, Jan Pronk, pidió hoy a los grupos rebeldes que operan en Darfur que cesen los ataques a los trabajadores humanitarios en esa región de Sudán porque, de lo contrario, la Organización tendrá que suspender las tareas de asistencia a la población que ahí desempeña.

Según la Misión de las Naciones Unidas en Sudán (UNMIS), durante las últimas semanas, los trabajadores humanitarios de la ONU y de organizaciones no gubernamentales (ONG) han sido víctimas de agresiones y acoso constante por parte de los grupos armados del norte de Darfur.

Las informaciones indican que muchos de estos asaltos han sido perpetrados por facciones del Ejército de Liberación de Sudán, informó la UNMIS.

Los robos y asaltos ponen en riesgo las labores humanitarias que asisten a más de 450.000 personas en situación vulnerable que viven en la zona.

Pronk advirtió que a menos que ponga fin inmediatamente estos ataques, la ONU y las organizaciones que colaboran con ella se verán obligadas a suspender su trabajo en esa área hasta que se garantice la seguridad del personal humanitario y del equipo que necesitan para operar.

A partir de su inicio en 2003, el conflicto en Darfur entre el gobierno, las milicias armadas y los rebeldes ha dejado más de 180.000 muertos y ha causado el desplazamiento de más de dos millones de personas, además de que tres millones –la mitad de los habitantes de la región– dependen de la asistencia alimentaria internacional para sobrevivir, en un escenario cada día más peligroso para los trabajadores humanitarios.

Noticias relacionadas