Haití: ONU y presidente Préval solicitan apoyo internacional continuo

Share

27 de marzo, 2006 — Haití necesita imperiosamente de la generosidad continua de la comunidad internacional para lograr su estabilidad, reconstrucción y desarrollo, dijo hoy ante el Consejo de Seguridad el Secretario General de la ONU, Kofi Annan.

En una sesión de debate sobre la situación actual del país caribeño, en la que también participó el presidente electo, René Préval, Annan afirmó que los comicios nacionales celebrados el mes pasado ilustraron la fe del pueblo haitiano en el proceso democrático y su determinación de empezar de nuevo.

Pero esta voluntad, continuó el titular de la ONU, “necesita y merece nuestra asistencia para lograr dicho objetivo, lo que quiere decir una sólida alianza entre el liderazgo y el pueblo de Haití, por un lado, y la comunidad internacional, por el otro”.

Agregó que para promover la reconciliación nacional, las instituciones haitianas requieren apoyo.

El presidente Préval –quien tomará posesión del cargo el próximo 14 de mayo– coincidió con el Secretario General en que Haití es un país por construirse y reconoció los enormes problemas que requieren soluciones urgentes en su país, como la pobreza, el desempleo generalizado, la inseguridad y la carencia de infraestructura, entre otros.

En este sentido, apeló a la generosidad internacional a largo plazo: “Es indispensable una mayor ayuda financiera internacional para consolidar el proceso democrático y sentar las bases socioeconómicas del desarrollo sostenible en Haití”, recalcó.

Por su parte, Juan Gabriel Valdés, jefe de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), sostuvo ante el Consejo que la situación es aún muy frágil en ese país y aseguró que la disminución prematura del apoyo internacional –tanto financiero como militar– podría comprometer el proceso democrático.

“Nuestros esfuerzos deben continuar por el tiempo necesario para que los avances obtenidos sean irreversibles”, apuntó el diplomático haciendo alusión al retiro prematuro de las misiones de paz que se desplegaron anteriormente en Haití.

Asimismo, conminó a acabar con la pobreza extrema en el país. “Esta situación no puede seguir siendo aceptada como una realidad inamovible. Haití tiene un futuro como un Estado plenamente viable, incorporado a un proceso de desarrollo construido en plena colaboración con la comunidad internacional y puede y debe integrarse de manera completa como miembro igualitario del conjunto de los países de la región”, concluyó Valdés.

Noticias relacionadas