A un año del tsunami la situación sigue siendo crítica en Aceh, advierte la FAO

Share

15 de diciembre, 2005 — Al acercarse el primer aniversario del devastador tsunami en el Océano Índico, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advirtió hoy que la situación sigue siendo crítica en muchas zonas de la costa occidental de Aceh, Indonesia.

“En Indonesia, medio millón de personas vive todavía en alojamientos provisionales. Comunidades enteras han sido destruidas”, declaró Alex Jones, coordinador de las operaciones post-tsunami de la FAO.

Agregó que existe el riesgo de que la atención internacional y la ayuda de los donantes se acaben antes de una completa recuperación. “Una recuperación sostenible supone una tarea y un esfuerzo que dura entre cinco y diez años”, dijo.

Por su parte, el director general de la FAO, Jacques Diouf, afirmó que la respuesta de los donantes a la catástrofe del tsunami fue extraordinaria, “pero todavía hay retrasos a la hora de hacer llegar la ayuda a las personas que más la necesitan. Haría falta un fondo mundial destinado específicamente a las catástrofes al que recurrir para intervenir inmediatamente en estos casos”, subrayó.

La FAO está activa en todos los países afectados por el tsunami desde el desastre del 26 de diciembre de 2004 y ha jugado un papel clave aconsejando a los gobiernos en materia de reconstrucción de los sectores pesquero y agrícola. Ha contribuido a la reparación y sustitución de las embarcaciones y equipos perdidos o dañados, así como al saneamiento de las tierras de cultivo anegadas. Se ha asociado también con organizaciones de la sociedad civil y colabora en la coordinación de las actividades de reconstrucción.

Hasta la fecha, en Indonesia, más de 2.000 miembros de comunidades pesqueras y de elaboración de productos pesqueros y alrededor de 12.000 agricultores han reanudado su actividad productiva, como resultado directo de la ayuda de la FAO. Otros 3.000 agricultores reciben actualmente ayuda de ese organismo.

También se han puesto a punto diversos planes -que comenzarán a primeros de 2006- para ayudar a unos mil agricultores a restablecer las actividades de acuicultura y para distribuir varios centenares de cabezas de ganado entre pastores y ganaderos.

Noticias relacionadas