FAO insta a países mediterráneos a combatir incendios a través de la educación

Share

25 de julio, 2005 — Los países mediterráneos podrían salvar vidas y miles de millones de euros cada año con una mejor educación y movilización de la población en la prevención y la lucha contra los incendios forestales, señaló hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

“Los países de la ribera norte del Mediterráneo gastan miles de millones de euros anualmente en fondos para la lucha contra incendios, pero sólo una mínima parte de ese dinero se destina a la formación de la población rural y urbana”, señaló Mike Jurvelius, experto de la FAO en incendios forestales.

Ya que la mayoría de los incendios tienen un origen humano, la prevención y el control deberían implicar sobre todo a las comunidades que viven junto a las zonas forestales, subrayó.

“Invertir en educación logrará reducir el número de incendios y el coste que generan”, añadió Jurvelius.

El fuego destruye cada año hasta 700.000 hectáreas en la región mediterránea, que sufre más de 100.000 incendios en una sola temporada, con algunos países que superan los 20.000.

La principal causa de los incendios en áreas rurales es la conversión de los bosques en tierras de cultivo, la quema de residuos y basuras, la quema de bosques para ampliar las actividades cinegéticas y los incendios de origen criminal.

Los asados y las hogueras realizados durante acampadas se encuentran también en el origen de muchos incendios. Los ocurridos recientemente en la región central de España, con más de diez víctimas mortales, fueron causados por el manejo descuidado del fuego durante una barbacoa.

Desde la década de los años 80, el cambio climático ha provocado variaciones frecuentes en la dirección de los vientos, así como en su intensidad. Ello ha hecho más difícil combatir los incendios forestales, que resultan más devastadores y se cobran un número más alto de vidas.

“Mientras la gente no entienda el peligro de hacer fuego al aire libre sin tomar las precauciones adecuadas y a menudo bajo temperaturas extremas, como las que se dan en verano con más de 35 grados centígrados, la lucha contra los incendios forestales continuará dependiendo en equipos muy costosos, como los aviones antiincendios, y su éxito será limitado”, aseguró Jurvelius.

El costo de campañas de formación sobre los riesgos del fuego es muy bajo comparado con el de un avión antiincendios, que cuesta unos 3.500 euros por hora de vuelo; mientras que el precio de un helicóptero antiincendios puede alcanzar los 20 millones de euros. “Por el precio de un helicóptero se puede formar a diez millones de personas en la prevención y la extinción de incendios”, señaló el experto de la FAO.

Las comunidades que viven en zonas forestales deben recibir formación sobre cómo eliminar los materiales combustibles alrededor de sus viviendas para protegerlas en el caso de la llegada del fuego. También deben aprender a realizar cortafuegos dejando zonas sin vegetación. Así se detiene el avance de las llamas y se cuenta con una vía de escape en caso de necesidad.

La FAO ha realizado un llamamiento a los gobiernos para que preparen directrices para la gestión de los incendios y destinen recursos financieros a las compañas de concienciación. Las autoridades deberían destinar a este tipo de campañas parte de los recursos que invierten en los equipos de extinción de incendios.

Actualmente, la Organización apoya a Siria y Bulgaria en el desarrollo de campañas nacionales de concienciación frente a la amenaza que suponen los incendios forestales. El organismo de la ONU asesora también a Italia y Portugal sobre la forma de lanzar iniciativas similares.

Noticias relacionadas