Annan recuerda accidente de Chernobyl

Share

26 de abril, 2005 — Con motivo del XIX aniversario del accidente en la planta nuclear de Chernobyl, el Secretario General de la ONU, Kofi Annan, recordó que debido a la “peor catástrofe tecnológica de la historia”, Bielorrusia, la Federación de Rusia y Ucrania –los tres países más afectados- continúan sufriendo las consecuencias sociales, económicas y ambientales.

En un comunicado, Annan sostuvo que el desafío surgido de Chernobyl ha crecido con el tiempo. “Conforme la amenaza de las radiaciones ha disminuido, han subido al escenario los no menos peligrosos riesgos de la pobreza, el desempleo crónico y la infraestructura inadecuada”, dijo.

Subrayó que para responder a estos retos, los esfuerzos respaldados por la ONU han cambiado de la asistencia humanitaria de emergencia inicial al apoyo a estrategias de desarrollo a largo plazo.

Explicó que este enfoque impulsa a las comunidades a desarrollar nuevos modos de vida que sean sostenibles desde el punto de vista económico y ambiental.

Añadió que si bien los trabajos orientados en esta dirección están dando resultados prometedores, aún hace falta extender estos esfuerzos para satisfacer las necesidades de la población afectada.

En este sentido, el Secretario General urgió a la comunidad internacional a otorgar fondos para financiar los programas de asistencia a las comunidades traumatizadas con la intención de que vuelvan a ser autosuficientes y vivan vidas normales y sanas.

Indicó que el año entrante los gobiernos de Bielorrusia, Rusia y Ucrania –en colaboración con organismos de la ONU, la comunidad internacional, organizaciones de caridad e instituciones científicas-, realizarán una evaluación del impacto del accidente de Chernobyl y redefinirán las estrategias para responder a los efectos de largo plazo.

El titular de la ONU señaló, asimismo, que en septiembre próximo el Foro de Chernobyl, una asociación de las Naciones Unidas con los tres gobiernos afectados, presentará sus conclusiones sobre el impacto del desastre en términos médicos y ambientales.

Por último, Annan encomió la celebración de sendas conferencias sobre la tragedia en Bielorrusia y Ucrania cuando se cumplan veinte años del siniestro, en abril de 2006.

Noticias relacionadas