ONU brinda asistencia tras terremoto en Indonesia

Share

29 de marzo, 2005 — Los organismos de la ONU que operan en Indonesia comenzaron sus trabajos para brindar asistencia a la población afectada por el sismo de 8,7 grados en la escala de Richter registrado ayer en ese país.

El Secretario General, Kofi Annan, envió inmediatamente al área equipos de coordinación para casos de desastre que trabajarán con el gobierno indonesio y las organizaciones no gubernamentales en la evaluación de los daños y las necesidades de la población tras el desastre.

En un comunicado, Annan explicó que la ONU ha comenzado ya sus tareas humanitarias y refrendó el compromiso de la Organización de apoyar al pueblo de Indonesia tanto en el rescate como en la reconstrucción de su país.

Las primeras misiones de las Naciones Unidas incluyen el envío de helicópteros de observación a las zonas más afectadas y botes con bienes básicos a las islas aledañas a la costa de Sumatra, donde los informes preliminares reportan una situación grave con numerosas personas muertas, heridas o atrapadas entre los escombros.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) llevó 580 kilos de artículos médicos a la isla Nias, una de las más golpeadas. Asimismo, un equipo de búsqueda y rescate participa en las tareas de evacuación de la zona, informó Massot Hyder, coordinador adjunto de Ayuda Humanitaria en Banda Aceh.

Agregó que según evaluaciones preliminares, muchos de los muertos y heridos se encuentran en la ciudad Gunung Sitoli. Las principales lesiones observadas son huesos rotos y heridas causadas por los derrumbes, pero aún no existen cifras precisas, dijo.

Hyder señaló que el equipo en el terreno ha solicitado tiendas de campaña, alimentos y medios para evacuar a los heridos, que ya se encuentran en camino.

Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) envió un bote con carpas, material para dar asistencia de emergencia y personal adicional a Simeulue, una isla con 80.000 habitantes donde se refugiaron 18.000 desplazados por el tsunami de diciembre pasado.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) mandó dos equipos a Nias y uno a Simeulue a evaluar los daños y las necesidades causadas por el siniestro. El PMA tiene en Sumatra comida suficiente, además de otros bienes, para responder a la emergencia en las dos islas.

El Programa ha asistido con alimentos y otros insumos a unas 500.000 personas afectadas por el maremoto de diciembre, que dejó más de 200.000 muertos y cinco millones de damnificados en doce países del Océano Índico.

La ONU señaló que en estos momentos tiene mil trabajadores internacionales en Sumatra.

Noticias relacionadas