Tras 1.000 días de conflicto, el 75% de los yemeníes requieren ayuda humanitaria

Un paciente con cólera es ingresado en un hospital de Sana´a. Foto: Giles Clarke para UNOCHA

Share

22 de diciembre, 2017 — Después de dos años y medio de conflicto, la situación es crítica en Yemen, donde la escalada de los combates el mes pasado se ha cobrado más víctimas civiles.


En 21 de las 22 gobernaciones del país hay un brote de cólera que afecta ya a más de un millón de personas. Los servicios esenciales han colapsado y solo el 50% de las instalaciones de salud siguen funcionando.

“El mundo casi nunca ha visto una crisis humanitaria tan grave como la de Yemen”, dijo este viernes William Lacy Swing, el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

“Debido a la complejidad de la situación en el país, llegar a las personas en dificultad, tanto yemeníes como migrantes, es una prioridad para la OIM a todos los niveles”, agregó.

Pese a la crisis humanitaria, alrededor de 80.000 migrantes han entrado a Yemen entre enero y octubre, intentando alcanzar a otros países. Muchas veces se encuentran atrapados entre las líneas de combate y necesitan protección.

Gracias a sus puntos de respuesta en Aden y Hodaidah y a sus equipos móviles en la costa, la OIM proporciona ayuda y asistencia para el retorno de los migrantes. En las últimas semanas, más de 4.000 de ellos han recibido asistencia médica y otro millar más apoyo psicosocial.

Asimismo, la agencia ha tratado más de 25.000 casos sospechosos de cólera en los últimos meses del año y apoya a decenas de centros de tratamiento y de rehidratación en siete gobernaciones. Pero el difícil acceso al agua sigue siendo un reto y un factor agravante de las condiciones sanitarias.

Con más de ocho millones de personas que requieren ayuda alimentaria para sobrevivir, mucho depende de la generosidad de los donantes. Casi 80% del financiamiento de las operaciones del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en Yemen este año proviene de los Estados Unidos, con una donación de 386 millones de dólares, de Alemania, la Unión Europa, y el Reino Unido.

“La situación sigue siendo desesperada, así que necesitamos que más gobiernos proporcionen fondos cuanto antes para salvar vidas. Aún más importante, llamamos al cese del conflicto que provocó esta catástrofe”, dijo David Beasley, el director ejecutivo del PMA.

Noticias relacionadas