Multitudinario homenaje a los cascos azules tanzanos asesinados

El responsable de las operaciones de mantenimiento de la paz, Jean-Pierre Lacroix, participa en la ceremonia en Dar es Salaam Tanzania para despedir a los 14 cascos azules de la ONU que murieron en un ataque la República Democrática del Congo. Foto: Centro de Información ONU Dar es Salaam

Share

14 de diciembre, 2017 — Cientos de personas acudieron a despedir este jueves en Dar es Salaam Tanzania a los 14 cascos azules de la ONU que murieron en un ataque en la República Democrática del Congo.

A la ceremonia asistieron las autoridades del país, representantes de la sociedad civil, los familiares de los fallecidos y el responsable de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, Jean Pierre Lacroix, que agradeció a Tanzania su “fuerte compromiso” y prometió una investigación de lo ocurrido.

“Es importante subrayar que atacar a cascos azules es un crimen de guerra y que los responsables deben ser llevados ante la justicia”, dijo Lacroix.

El ataque, el más mortal contra las tropas de la ONU en 25 años,
ocurrió en la base de los soldados en Semiliki en Kivu norte y dejó también 44 heridos. Lacroix visitó a algunos de ellos en el hospital de Mulago, en Kampala, Uganda.

La Misión de la ONU en la RDC

En el este de la República Democrática del Congo (RDC), que tiene valiosas reservas de oro, estaño, coltán y otros materiales, hay decenas de grupos armados.

La primera Misión de las Naciones Unidas en la RDC, la MONUC, fue creada el 30 de noviembre de 1999 por medio de la resolución 1279 del Consejo de Seguridad. En el 2010, se sustituyó por la misión de estabilización, la actual MONUSCO.  Con más de 16.000 soldados de casi 50 países en sus tropas, su objetivo es ayudar a restablecer la paz en el país africano, después de que 3,8 millones de personas murieran en la guerra entre 1998 y 2003.

La base de la misión está a unos 45 kilómetros  del poblado de Beni, que ha sido atacado varias veces por el grupo rebelde Fuerzas Aliadas Democráticas (ADF, por sus siglas en inglés). Se sospecha que el ADF estuvo detrás del ataque del jueves. La base alberga a la fuerza de intervención rápida de la misión de la ONU, que cuenta con la inusual potestad de ir a la ofensiva contra los grupos armados en la enorme región rica en minerales.

La misión de la ONU en el Congo es la más grande y costosa (con un presupuesto de más de 1.000 millones de dólares) que hay en el mundo.

Noticias relacionadas