Antalya: Los "Grandes Datos" como herramienta para el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe

Los Grandes Datos pueden ser vitales para el desarrollo sostenible y la acción humanitaria. Foto: Banco Mundial

Share

29 de noviembre, 2017 — Cada vez que utilizamos nuestro teléfono inteligente o nuestra computadora para acceder a servicios e información en línea estamos compartiendo datos.

Subir fotografías revela nuestra ubicación, buscar y obtener productos en la red ayuda a una gran cantidad de servicios a analizar nuestros comportamientos como consumidores. Incluso los datos de nuestros correos electrónicos son utilizados por grandes compañías para ofrecer un servicio más personalizado.

Aunque pensar en que cada movimiento que hacemos en la red queda registrado puede ser un poco atemorizante, los llamados ¨Grandes Datos¨ (Big Data), es decir, toda esta información que compartimos, de ser utilizada correctamente, puede ayudar a los gobiernos y líderes mundiales a tomar las decisiones correctas.

Magdy Martínez Solimán, director adjunto de la Oficina de Políticas y Apoyo de Programas del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD), conversó con Noticias ONU durante la Exposición de Desarrollo Sur-Sur 2017 en Antalya, Turquía, y resaltó la importancia que los Grandes Datos, tienen actualmente en los programas de desarrollo alrededor del planeta.

¨Los grandes datos per sé no mejoran la acción de cooperación, pero mejoran e conocimiento, la información, mejoran la rapidez con la que los movimientos sociales o de población o de salud o de empleo, incluso las movilizaciones geográficas de grupos de población que se mueven a través del territorio, son conocidos por aquellos y aquellas que tienen que tomar las decisiones, nosotros llevamos trabajando en cooperación al desarrollo con datos lentos, que son difíciles de obtener, que es una fuente muy segura porque son estadísticas, pero de alguna manera cuando los obtenemos ya han envejecido un poco, ya tienen dos tres años, porque provienen de las encuestas de hogares o de los censos de población, fuentes muy asentadas pero muy trabajosas para obtener datos”, dijo.

Actualmente, Naciones Unidas está trabajando para promover la idea de que los Grandes Datos pueden ser vitales para el desarrollo sostenible y la acción humanitaria a través de su iniciativa Global Pulse que ya ha realizado varios proyectos en América Latina y el Caribe a través del intercambio de datos público-privado para generar herramientas analíticas de alto impacto.

¨Los grandes datos son inmediatos, son datos de la telefonía móvil, son datos de los medios sociales, son datos del tráfico bancario, y por lo tanto se pueden obtener muy rápido, el problema es que son grandes como su nombre indica, por lo tanto hay que traducirlos, no son inmediatamente comprensibles, hace falta un traductor o una traductora, que nos diga que es lo que quieren decir esos datos, que nos de la interpretación autentica de que significan y yo creo que después se convierten en inmediatamente útiles para los tomadores de decisión.¨

En nuestra región, por ejemplo, la ONU en alianza con el gobierno mexicano y compañías privadas realizó un proyecto para reunir los datos de telefonía móvil durante las inundaciones severas de Tabasco, para analizar en tiempo real, el comportamiento humano durante una situación de desastre y utilizar esa información para mejorar la respuesta.

En el Salvador, se utilizaron los datos de usuarios de Twitter para monitorear la respuesta de la población ante una reforma económica sobre el subsidio de gas propano en el país, un estudio que concluyó que la información publica expresada en las redes sociales puede complementar y potencialmente remplazar las encuestas de hogares.

¨Se han utilizado para muchas cosas, para definir los niveles de bancarización, para definir problemas que acaecen como la carestía de un determinado producto, producto normalmente alimenticio de primera necesidad, se han utilizado para detectar movimientos de población forzados, y problemas muy graves, crisis. Se han utilizado también en el Caribe en America Latina para movilizar a la población en el sentido alertas tempranas ante fenómenos meteorológicos catastróficos, se han utilizado desde el punto de vista de la fotografía geoespacial, para determinar los impactos de los desastres y calibrar el costo de la reconstrucción. Hay muchas aplicaciones, la verdad es que el cielo es el limite. Hay un mundo por descubrir sobre esos datos físicos, datos de información, fotográficos pero lo fundamental es que el uso de esos datos no interfieran en la privacidad de sus propietarios, al final lo que queremos es que se usen bien y que se usen para buenos propósitos.¨

Como resalta Martínez-Solimán mientras se respete la privacidad de los usuarios, los Grandes Datos pueden convertirse en aliados importantes de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Pero esto requiere de cooperación, no sólo del sector privado, sino también de la academia y de otros países en vías de desarrollo, de manera que la toma de decisiones al nivel sur-sur logre abarcar la integración regional y los esfuerzos más allá de las fronteras.

Según el oficial del PNUD, estamos en un momento crucial para esto.

¨Hoy somos mas, hoy hay mas países que son cooperantes al desarrollo. Notablemente en zonas en la que los paises han adquirido riqueza o renta per capita para podérselo permitir, sino también porque tienen una historia de desarrollo que contar, tienen una narrativa y unos éxitos, y unos logros que claramente son relevantes para otros países.
Esa constatación de que hoy hay 30 países en América Latina muy fácilmente reconocibles, Argentina, Chile, Colombia, Brasil, Mexico que claramente se sitúan en una órbita en la que ya ellos pueden actuar de cooperantes, siempre hay que mencionar a Cuba que tiene ya una historia ya tradicional, pues es yo creo que es una magnifica noticia que ya no son solo los canadienses y los americanos y los japoneses y los europeos sino que son muchos mas que también actúan de manera muy pionera su solidaridad con otros países.¨

Según recientes datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), alrededor del 54% de la región está conectada al internet, y la Asociación GSM prevé que para 2020, alcance un total de 450 millones de subscriptores a la telefonía móvil, impulsando la innovación, el crecimiento económico y la inclusión digital.

A medida que la brecha digital disminuye, una mayor cantidad de datos estará disponible para ser analizados, traducidos y convertidos en iniciativas que acerquen a los países latinoamericanos al desarrollo sostenible.

Noticias relacionadas