Falta de acceso a la energía produce graves consecuencias en el desarrollo de los países menos adelantados

Trabajadores realizando tareas de mantenimiento en la central térmica de Takoradi, Ghana. Foto: Jonathan Ernst/Banco MUndial.

Share

22 de noviembre, 2017 — Los 47 países menos adelantados del mundo están quedándose cada vez más rezagados, en relación a los países en vías de desarrollo, en la obtención de energía para los hogares y las empresas.

Ese fue uno de los hallazgos de un nuevo informe sobre esas naciones publicado este miércoles por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

El estudio indica que, pese a los recientes progresos en los últimos años por esos países, logar el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 7, que busca garantizar el acceso universal a la energía para el año 2030, exigirá un aumento del 350% de su tasa anual de electrificación.

Por su parte, el representante de la UNCTAD, Paul Akiwumi, señaló que la falta de acceso a la energía tiene graves consecuencias en el desarrollo del sector industrial de esos países.

“Solo un 1,8% de la ayuda al desarrollo extranjero se destina al sector de la energía, y esto es un elemento clave ya que la energía representa la columna vertebral para el desarrollo”.

El experto dijo que es necesario que los gobiernos identifiquen cuáles son sus necesidades energéticas para poder planificar de una manera más sistemática.

“Las infraestructuras energéticas cuestan mucho dinero y no quieres gastarlo todo en esas construcciones sino en sintonía con un plan de desarrollo”, destacó Akiwumi.

Según la UNCTAD, seis de cada 10 personas no tienen acceso a la electricidad en los países menos adelantados del mundo.

Noticias relacionadas