Zeid: Guatemala, un país con dos realidades

Familia indígena guatemalteca. Foto de archivo: ONU/F. Charton

Share

19 de noviembre, 2017 — Cinco años después de la visita a Guatemala de Navi Pillay, su predecesora como Alta Comisionada de derechos humanos, las profundas brechas sociales que se habían denunciado siguen existiendo en el país, declaró este domingo Zeid Ra'ad Al Hussein.

Cerca de 83% de la población conoce la pobreza absoluta o extrema, y por lo menos 20% de los guatemaltecos son analfabetos, informó el Alto Comisionado de derechos humanos en un comunicado publicado al concluir su visita de dos días en el país.

Una pequeña minoría, que concentra el poder económico y político, vive en un Guatemala "moderno y funcional". Pero la gran mayoría del pueblo, y particularmente las mujeres, los indígenas, afrodescendientes, migrantes y personas con discapacidad sufren no solamente de la pobreza, sino también de la discriminación, la impunidad, la corrupción y las violaciones de derechos humanos, afirmó.

Respetar los derechos de los pueblos indígenas

Tras su encuentro con autoridades Mayas, Xincas y Garífunas así como con organizaciones indígenas en Sololá, a unos 140 kilómetros de la capital, el Alto Comisionado demostró preocupación por el atropello de los derechos de esos pueblos, en particular por los desalojos y desplazamientos forzados que han sufrido.

En una reunión con el sector privado, hizo hincapié en que la explotación de los recursos naturales no puede afectar negativamente los derechos humanos y ambientales.

Zeid exhortó al Estado a garantizar que los indígenas sean plenamente consultados y puedan participar en cualquier decisión que les afecte.

“Las y los representantes de los pueblos indígenas destacaron que no se oponen al desarrollo sino a quienes explotan su tierra bajo el pretexto del desarrollo”, aseveró.

“Una sociedad civil impresionante y vibrante”

Para el Alto Comisionado, es esperanzador ver que varios movimientos sociales buscan luchar contra la corrupción y a la impunidad.

Sin embargo, muestra preocupación por las amenazas e intimidaciones que reciben los jueces que trabajan en casos de alto impacto. “Las y los jueces deben poder trabajar libres de presiones indebidas”, insistió.

Zeid expresó su pleno apoyo al Procurador de los Derechos Humanos y resaltó la importancia del nombramiento del o de la nueva Fiscal General esperado en mayo de 2018.

El trabajo del Ministerio Público, bajo el liderazgo de la actual fiscal Thelma Aldana, y en colaboración con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), ha sido crucial para avanzar en las investigaciones y en el procesamiento de casos de corrupción de alto impacto, afirmó.

Grandes desafíos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030

Zeid destacó que 46.5% de los niños sufren desnutrición crónica en Guatemala, lo que afecta no solamente su salud sino también sus oportunidades de vida. Clasificado en el lugar 125 en el último Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Guatemala enfrenta grandes retos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible planteados en la Agenda 2030.

El sector de la salud, en particular, que solo recibe 3.15% del PIB, sufre de una inversión muy baja. El último Informe Nacional de Desarrollo Humano indica que a pesar de ser de gran importancia en la vida de los más pobres, los servicios públicos de salud se caracterizan por una calidad de atención precaria.

Zeid instó al Estado a trabajar para “terminar con la discriminación y hacer que la igualdad sea una realidad para todas las personas”.

Noticias relacionadas