Si no se levanta el bloqueo a Yemen, la hambruna producirá millones de víctimas, advierte coordinador humanitario

Familia desplazada viviendo en el asentamiento de Khamir, en Yemen. Foto: OCHA/Giles

Share

09 de noviembre, 2017 — El Coordinador de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, Mark Lowcock, advirtió ayer que, si no se levanta el bloqueo recién instaurado a los puertos aéreos, marítimos y terrestres por las fuerzas de la coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen, la población de ese país sufrirá hambruna.

“No será como la hambruna que vimos en el Sudán del Sur a principios de año, donde decenas de miles de personas resultaron afectadas. No será como la hambruna que costó la vida a 250.000 personas en Somalia en 2011. Será la hambruna más grande que el mundo ha visto durante muchas décadas, con millones de víctimas”, dijo.

En declaraciones a la prensa tras una reunión del Consejo de Seguridad a puerta cerrada, Lowcock solicitó una serie de medidas entre las que se encuentra la reanudación inmediata de los servicios aéreos regulares de las Naciones Unidas y otros socios humanitarios a Saná y Adén.

Además, pidió garantías de que no se producirán nuevas interrupciones de esos servicios, la reanudación inmediata del acceso humanitario y comercial a todos los puertos marítimos de Yemen, y la disminución del bloqueo a los buques que pasaron el examen del Mecanismo de Verificación e Inspección de las Naciones Unidas, para que puedan llegar a su destino a la mayor rapidez.

Según la comunidad humanitaria en ese país, hay más de 20 millones de personas que necesitan asistencia humanitaria; siete millones de ellas, se enfrentan a condiciones de hambruna y dependen completamente de la ayuda alimentaria para sobrevivir.

Las mismas fuentes calculan que la comida para alimentar a los yemeníes se agotará en seis semanas.

Por su parte, el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), destacó que en la actualidad hay casi 400.000 niños en riesgo de fallecer por desnutrición aguda grave.

“Añadir a ese número decenas de miles de víctimas es simplemente inhumano”, destacó el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake.

Noticias relacionadas