El Consejo de Seguridad exige el cese de la violencia y acceso humanitario en Myanmar

Refugiados rohingyas cruzan la frontera con Bangladesh en Anjuman Para. Foto: Olivia Headon / OIM

Share

06 de noviembre, 2017 — En su primera declaración presidencial sobre Myanmar en casi una década, el Consejo de Seguridad de la ONU pidió hoy el cese inmediato de la violencia en contra de los rohingyas en el estado de Rakhine y un acceso seguro y sin restricciones para las agencias humanitarias.

En un encuentro con la prensa tras la reunión del Consejo, el representante de Francia ante la ONU, François Delattre, explicó que el órgano de seguridad demostró unidad y determinación a la hora de redactar una declaración que busca detener una limpieza étnica y crear una dinámica política positiva.

Según los últimos datos, más de 600.000 rohingyas huyeron a Bangladesh desde finales de agosto tras operaciones militares ejecutadas por el gobierno.

Además del cese de la violencia, el Consejo urge al gobierno de Myanmar a crear las condiciones para un retorno digno de las personas desplazadas y la implementación de todas las recomendaciones de la Comisión Asesora sobre el Estado de Rakhine encabezada por el ex Secretario General Kofi Annan.

Por último, el Consejo condena las violaciones de los derechos humanos y urge a las autoridades a que se enjuicie a los responsables.

Delattre indicó que el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, emitirá un informe sobre la evolución de la situación en el plazo de 30 días.

Noticias relacionadas