Los países de la cuenca del Chad necesitan asistencia continua, dice el responsable de Ayuda de Emergencia

Mark Lowcock, coordinador de Ayuda de Emergencia, con mujeres desplazadas en un campamento en Pulka, al noreste de Nigeria. Foto: OCHA/Ivo Brandau

Share

28 de septiembre, 2017 — La población que habita las orillas del lago Chad en Camerún, Chad, Níger y Nigeria precisa asistencia humanitaria continua pues padece un alto grado de inseguridad alimentaria, dijo hoy el coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU.

Mark Lowcock ofreció una conferencia de prensa en Nueva York tras regresar de un viaje a Nigeria y Níger, donde observó de primera mano la precariedad en que viven los habitantes de esa región.

Lowcock indicó que los operativos de asistencia, liderados por los gobiernos de los países y apoyados por la comunidad internacional, evitaron una hambruna en el noreste de Nigeria.

“Pero todavía hay millones de personas que han sufrido mucho y que siguen sufriendo, muchas de ellas a sólo un paso de la inanición”, advirtió.

Detalló que 11 millones de personas necesitan ayuda en los cuatro países de la cuenca del lago Chad y precisó que 7 millones padecen inseguridad alimentaria y dos millones son desplazados que han huido de la violencia.

Lowcock explicó que la crisis se ha agravado por la presencia del grupo extremista Boko Haram, que ataca y aterroriza a la población, especialmente en el noreste de Nigeria.

Afirmó que los desplazados quieren regresar a sus casas y reconstruir sus vidas, pero necesitan un entorno seguro para hacerlo. Asimismo, subrayó la importancia de que los niños tengan acceso a la educación para contrarrestar a las agrupaciones terroristas.

El jefe de Ayuda Humanitaria encomió la labor de los miles de trabajadores que salvan las vidas de millones de personas con la entrega de suministros indispensables y destacó la importancia de contar con el financiamiento adecuado para no retroceder el terreno avanzado y colocar a todas esas personas en riesgo por la falta de una respuesta oportuna.

“El financiamiento humanitario es vital para que podamos seguir entregando los suministros más básicos a millones de personas”, puntualizó Lowcock.

Noticias relacionadas