La ONU advierte que la falta de fondos pone en jaque la respuesta humanitaria en Yemen

Familia desplazada viviendo en el asentamiento de Khamir, en Yemen. Foto: OCHA/Giles

Share

22 de septiembre, 2017 — Los esfuerzos por responder a la situación en Yemen, que padece la peor crisis humanitaria del mundo, se están viendo obstaculizados por la insuficiencia de fondos y otros desafíos, advirtió hoy el coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU.

“A pesar de la extraordinaria escala del sufrimiento relacionado con el brutal conflicto, incluida la amenaza de la hambruna y el peor brote de cólera del mundo, Yemen no está recibiendo la atención internacional que merece”, dijo Mark Lowcock en un evento de alto nivel paralelo al debate de la Asamblea General.

El coordinador de ayuda de emergencia subrayó que 21 millones de personas necesitan ayuda de emergencia, la mayoría niños, pero que el plan de respuesta a la crisis para este año sólo ha recibido el 45% de los fondos que necesita.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) consiguió acceder a 7 millones de personas el mes pasado, lo que ayudó a evitar una potencial hambruna, pero fue a costa de reducir las raciones a un 60% de su cantidad normal.

El director ejecutivo del PMA David Beasley calificó lo que está ocurriendo en Yemen como una “absoluta catástrofe”. “De los menos de 30 millones de personas que viven allí, 20 millones literalmente no saben lo que va a pasar al día siguiente; 17 millones están al borde de la hambruna”, señaló.

Lowcock hizo un llamamiento a los donantes para que aporten fondos al Plan de Respuesta Humanitaria, describiéndolo como la manera más rápida y efectiva de cubrir las prioridades más urgentes.

Si bien los esfuerzos coordinados de los socios en todos los sectores están marcando una gran diferencia, todavía queda mucho por hacer, advirtió el coordinador.

Entre los desafíos por superar, Lowcock destacó el retraso o bloqueo de la asistencia humanitaria, las restricciones a las importaciones comerciales, el cierre del aeropuerto de Sana’a al tráfico comercial y los atrasos en el pago de salarios a trabajadores sanitarios, maestros y demás personal de agua y saneamiento que está acelerando el colapso de servicios esenciales.

“Superar cada uno de estos obstáculos está al alcance de la comunidad internacional”, dijo Lowcock.

Noticias relacionadas