Pese a la inseguridad política, Temer defiende la recuperación de Brasil en la ONU

El presidente brasileño, Michel Temer, se dirige a la Asamblea General. Foto archivo: ONU / Cia Park

Share

19 de septiembre, 2017 — Como es tradición, el presidente brasileño, Michel Temer, fue el primero de los mandatarios mundiales en tomar la palabra en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Pese a la gran incertidumbre política en Brasil por la denuncia de corrupción presentada en su contra, el discurso de Temer destacó la recuperación del país, que en los últimos meses ha salido de la profunda crisis económica en que se sumergió en 2015. Según el presidente, esta recuperación sólo ha sido posible gracias a la reformas estructurales que ha impuesto.

“El nuevo Brasil que surge de estas reformas es un país más abierto al mundo”, sostuvo el presidente de la mayor economía latinoamericana.

El presidente atacó el proteccionismo y defendió el libre comercio y el Acuerdo Climático de París.

“No creemos que el proteccionismo sea una salida para las dificultades económicas que exigen respuestas efectivas para las causas profundas de exclusión social”.

El presidente brasileño lamentó la grave situación en Venezuela y subrayó la necesidad de soluciones democráticas para Caracas, pero sin especificar cuáles.

“La situación de los derechos humanos en Venezuela continúa deteriorándose. Estamos con el pueblo venezolano, al que nos unen lazos fraternales. En América del Sur ya no hay más espacio para las alternativas a la democracia”, señaló.

En alusión a la crisis de Corea del Norte, Temer recordó que su país se abstuvo de desarrollar armas nucleares a pesar de contar con la tecnología para ello. Subrayó que Brasil condena esta amenaza y que es necesario reconducir la situación hacia el pacifismo.

Además de varias reuniones con otros líderes de Estados Miembros, el martes, Temer participará en un acto en la ONU sobre el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares.

Noticias relacionadas