Es un imperativo moral erradicar el abuso sexual de las operaciones de paz, señala Guterres

Naciones Unidas trabaja con las comunidades de Kavumo, en la República Democrática del Congo para sensibilizar a la población sobre la prevención de la explotación sexual y los abusos. Foto: MONUSCO

Share

18 de septiembre, 2017 — El Secretario General de Naciones Unidas hizo hoy un llamamiento a los líderes mundiales y la comunidad internacional a demostrar su compromiso en su esfuerzo por erradicar la explotación sexual y el abuso del Organismo, una amenaza a la que ningún país, institución o familia es inmune.


En la reunión de alto nivel que convocó en la sede la ONU en Nueva York para abordar el problema, António Guterres destacó que no se puede permitir que los actos innombrables de unos pocos manchen el trabajo de miles de hombres y mujeres que defienden los valores del Organismo.

“La ONU tiene la responsabilidad única de fijar un estándar global para prevenir, responder y erradicar esta lacra, y abordar su impacto de manera efectiva, humana y justa”, dijo Guterres.

Las cuatro prioridades de la nueva estrategia que el Secretario General presentó en febrero para combatir estas prácticas pasan por dar prioridad a las víctimas, acabar con la impunidad de los responsables, construir una sólida red de apoyo para los afectados y aumentar la conciencia a nivel mundial y transparencia en torno a la explotación sexual y el abuso.

En el evento, que reunió a jefes de Estado, ministros, embajadores y representantes de la sociedad civil, en vísperas de la 72ª Asamblea General, Guterres agradeció a 52 Estados miembros por unirse al “Círculo de Liderazgo” para luchar esta batalla.

Uno de los participantes fue el presidente Tabaré Vázquez, que destacó la contribución y el respaldo de Uruguay a las operaciones de mantenimiento de la paz. “Creemos que la lucha contra el abuso y la explotación sexual requiere asumir que sólo con buenas intenciones y voluntad no es suficiente, sino que es preciso incrementar la cooperación internacional y la movilización de recursos financieros adicionales”.

Jane Connors, designada por Guterres como la primera defensora de los derechos de las víctimas, aseguró que trabajará con los gobiernos y miembros de la sociedad civil para asegurar que las víctimas reciban asistencia inmediata y tengan acceso a información sobre los procesos judiciales.

“Mi objetivo es identificar las mejores estrategias para configurar un enfoque consistente, transparente y sensible con las necesidades de las víctimas”, dijo Connors.

Según un informe divulgado junto con la nueva estrategia de Guterres, en 2016 se recibieron denuncias de 145 casos de abuso y explotación sexual, 80 de ellos cometidos por personal uniformado y 65 por personal civil. El estudio detalla que, de 311 víctimas, 309 fueron mujeres o niñas.

Como conclusión, Guterres resaltó que, trabajando en conjunto, los Estados Miembros y las sociedad civil pueden ser una fuerza imparable para hacer realidad la política de cero tolerancia con la explotación sexual y el abuso.

Noticias relacionadas