ENTREVISTA: «Tenemos que hacer un trabajo mejor para prevenir conflictos», dice el coordinador de asuntos humanitarios

Share

29 de agosto, 2017 — Evitar que estallen los conflictos y hacer que los responsables rindan cuentas por sus acciones es clave para aliviar el sufrimiento que vemos en buena parte del mundo, según el responsable de la ayuda humanitaria de la ONU, Stephen O’Brien.

“Lo que ocurre con los conflictos es que son provocados por el ser humano y, por tanto, pueden ser resueltos por el ser humano. Se puede reducir y, con el tiempo, eliminar el sufrimiento que provocan”, explicó O’Brien en una entrevista con Noticias ONU, tras más de dos años como secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios y coordinador de Ayuda de Emergencia.

El diplomático británico ha sido testigo de primera mano de ese sufrimiento al haber visitado a algunos de los millones de afectados por las crisis de Iraq, Sudán del Sur, Siria y Yemen, entre otros lugares.

A unos días de dejar su cargo en la ONU, O’Brien conversó sobre los recuerdos de este trabajo que permanecerán con él, algunas de sus frustraciones, las reformas que debe acometer la Organización y cómo evitar que cunda la desesperanza, dadas las numerosas crisis en el mundo.

Noticias ONU: Cuando mira hacia atrás, ¿cuál es el encuentro que no olvidará y que resume lo que ha sido este trabajo para usted?

Stephen O’Brien: En Yemen, cuando visité una escuela donde vivían desplazados internos. Hay millones de desplazados en Yemen, porque hay un conflicto terrible.

Había una chica, llamada Marie, que cuidaba de ocho de sus hermanos ante la ausencia de sus padres y tenía dificultades para encontrar comida. Habían conseguido registrarse, por lo que estaban recibiendo provisiones gracias a los valientes trabajadores humanitarios de la ONU y otras ONG internacionales y locales, pero no era posible escolarizarlos. Así que me llevé esa historia conmigo, más que nada porque no deberían ser víctimas de las guerras de otras personas y porque estaban pasando muchas dificultades a pesar de que la comunidad internacional estaba haciendo un trabajo fantástico dándoles la ayuda de emergencia y la protección que necesitaban.

VIDEO: El Secretario General Adjunto Stephen O’Brien alaba la extraordinaria labor de los trabajadores humanitarios en todo el mundo e insta a la comunidad internacional a hacer un trabajo mejor para prevenir los conflictos y aliviar el sufrimiento de la gente. Crédito: Noticias ONU

Noticias ONU: ¿En qué área considera que su trabajo ha sido más efectivo y cuál ha sido su mayor frustración?

Stephen O’Brien: Veo el extraordinario trabajo del personal humanitario en todo el mundo, en lugares muy complicados.

Me ha inspirado extraordinariamente el coraje, la persistencia y la determinación de los trabajadores que quieren asegurarse de que las poblaciones afectadas por las crisis y que no tienen responsabilidad de lo ocurrido reciban la ayuda de emergencia y la protección que necesitan.

Lo frustrante es que no somos capaces de aumentar nuestra capacidad de respuesta al mismo ritmo que crecen las necesidades.

Aunque eso ha sido muy satisfactorio, el trabajo en sí mismo es un desafío extraordinario, porque ha habido un aumento exponencial de las necesidades humanitarias en todo el mundo y, a pesar de que hemos conseguido una cantidad de financiación récord para ese periodo, la brecha entre lo necesario y lo disponible se ha hecho mayor.

Y lo frustrante es que no somos capaces de aumentar nuestra capacidad de respuesta al mismo ritmo que crecen las necesidades. En este periodo no hemos tenido que responder a grandes necesidades humanitarias por una catástrofe natural, pero eso no significa que no lo tengamos que hacer en el futuro. Nos hemos concentrado, sobre todo, en las necesidades humanitarias derivadas de conflictos.

Noticias ONU: Su mandato ha estado dominado por algunos de los peores conflictos y crisis humanitarias de la era moderna. ¿Hay algo más que la ONU podría estar haciendo en Siria? ¿O todo depende de que el Consejo de Seguridad actúe?

Stephen O’Brien: Uno de los mayores privilegios que tiene el coordinador de Ayuda de Emergencia es que, aquí en Nueva York, puedes hablar con el Consejo de Seguridad con regularidad sobre los retos que surgen como resultado de los conflictos o de otros desastres y emergencias. Para mí estaba claro que era mi tarea, mi obligación y se esperaba que por la resolución 46/182 de la Asamblea General yo planteara estos asuntos tan complicados y le hablara claro a los que tienen poder.

Puede ser un poco incómodo, puede ser difícil, pero es importante que todos los Estados miembros hagan frente a la realidad, aquí en Naciones Unidas, la organización internacional más importante del mundo, que tiene la capacidad diplomática y política de encontrar una solución y de prevenir los conflictos que luego resultan en necesidades humanitarias que podrían haberse evitado.

Lo que pasa con los conflictos es que son provocados por el ser humano y, por tanto, pueden ser resueltos por el ser humano y el sufrimiento que provocan se puede reducir o eliminar con el paso del tiempo.

Noticias ONU: Con Siria y Yemen como las crisis más destacadas, ¿le preocupa que algunos de estos conflictos tan complejos no puedan resolverse?

Stephen O’Brien: Yo no acepto que esos conflictos no tengan solución porque con voluntad, con la unión de la gente, poniendo a los seres humanos por delante en lugar de enfocarnos en competir por el poder o por los recursos, se pueden resolver. Debemos dar prioridad al debate sobre nuestras diferencias. Además, tenemos que reconocer que tenemos el mandato internacional de más alto nivel para aliviar el sufrimiento de la población, como quiera que éste se ocasione, ya sea protegiéndoles de los conflictos donde se pone en riesgo a los civiles o socorriéndoles ante catástrofes naturales.

Noticias ONU: ¿Qué extrañará más de ser el responsable de la ayuda humanitaria de la ONU?

Stephen O’Brien: Lo que más voy a echar de menos es trabajar con gente extraordinaria que hace un trabajo extraordinario. Incluyo tanto a mi equipo en la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios aquí en Nueva York, como en 40 países del mundo. Es muy importante que se reconozca el trabajo de la gente que está en el terreno. Son personas extraordinariamente entregadas, preparadas, comprometidas y valientes que a menudo trabajan en puestos que llamamos “sin familia”.

Siento mucho perderme el ambiente inspirador de ser capaces de hacer algo por la gente que sufre, ya sea a través del personal de la ONU, junto a nuestros socios de ONG internacionales y con la gente local con la que trabajamos para llegar hasta el final.

Echaré mucho de menos las relaciones y el contacto profesional con los Estados miembros y sus representantes aquí, en Ginebra y en todo el mundo, porque sólo uniendo todas las energías podremos marcar la diferencia y hacer del mundo un lugar mejor.

Noticias ONU: ¿Es un problema que sólo puedan hacer lo que permita el Consejo de Seguridad?

Si las necesidades humanitarias no están debidamente atendidas tienen el potencial de ser explotadas por aquellos con intereses perversos.

Stephen O’Brien: Yo no creo que el Consejo de Seguridad sea la principal restricción. Creo que es un actor muy importante en cuanto a paz y seguridad, pero la Asamblea General, donde están los 193 Estados miembros de Naciones Unidas y algunos observadores muy importantes, también se involucra adoptando resoluciones que intentan unir al mundo. Lo que realmente nos importa aquí, y desde luego me importa a mí, es que hagamos todo lo posible por actuar según los valores plasmados en la Carta de las Naciones Unidas y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que son nuestros documentos fundacionales y que han sobrevivido al paso del tiempo durante 72 años.

Aunque haya disputas en el mundo y haya cosas que causan un sufrimiento humanitario terrible que se debe aliviar, estamos en una posición mejor para atender el sufrimiento de la población en caso de emergencias. Ahora tenemos que comprometernos a hacer un trabajo mejor para prevenir conflictos y aliviar el sufrimiento de la gente.

Noticias ONU: Si mira hacia atrás, ¿habría algo que hubiera hecho de forma diferente, alguna crisis que podría haber abordado de forma distinta?

Stephen O’Brien:Siempre podemos pensar a posteriori en formas de haberlo hecho mejor. Me doy cuenta por la inmensa y creciente brecha que hay entre las necesidades y los recursos. La ineficacia de nuestra respuesta es algo que duele y la falta de fondos es claramente una de las causas por las que no podemos ser totalmente responsables ante las personas afectadas. Desearía haber encontrado una forma mejor para captar fondos.

Noticias ONU: ¿Qué consejo le daría a su sucesor?

Stephen O’Brien: Sobre todo, que salga y conozca a las personas ante las que somos responsables en última instancia, las personas que más nos necesitan. Y como yo he intentado hacer, asegurarse de que todo lo que haga esté anclado en los principios del derecho internacional humanitario, las leyes de derechos humanos y sobre refugiados. Que se asegure de que haya rendición de cuentas para frenar a aquellos que hoy provocan sufrimiento.

Noticias ONU: El Secretario General ha hecho de la reforma de la ONU una prioridad. ¿Tiene algún consejo sobre cómo mejorar en el campo humanitario?

Stephen O’Brien: El énfasis del Secretario General está en la prevención como eje de la política y de la capacidad de la ONU en el mundo actual, sobre todo si queremos ser relevantes para las generaciones jóvenes. Tenemos que asegurarnos de que la reforma refleje ese mundo.

Para ello es necesaria una mejor resolución de conflictos, con la prevención como prioridad, una mayor participación de los actores involucrados, y reconocer que muchos de los problemas mundiales, particularmente los humanitarios, pero también el desarrollo y los derechos de las mujeres, tienen que integrarse de una forma que sea relevante a la generación actual.

Las reformas que está planteando el Secretario General son bienvenidas y tienen nuestro apoyo. Estoy satisfecho porque en OCHA hemos estado haciendo esto durante los dos últimos años. De algún modo hemos creado un camino con nuestras propias reformas y eso nos coloca en una posición mejor para asegurarnos de que estamos alineados estratégicamente, de que somos ágiles y adaptables.

Noticias ONU: ¿No es un problema para la ONU que no podamos hacer mucho más que intentar persuadir para que cambien su forma de actuar a los que cometen actos violentos y de guerra y a los políticos hambrientos de poder?

Stephen O’Brien:Lo más importante es la persuasión y nunca debemos rendirnos. Sí, habrá trabas, más disputas, más violencia terrible, pero tenemos que dejar claro que el esfuerzo merece la pena para salvar vidas cada día y proteger a la gente, sobre todo en los conflictos.

Pero también tenemos que recordar que existe una necesidad real de reconocer que tenemos la capacidad de marcar la diferencia. Se requiere voluntad política y relaciones con todos los actores para tener acceso y poder llegar hasta la gente que nos necesita.

La ONU está muy bien situada para asegurarse de que hacemos esto con la magnitud que el mundo necesita y para unirnos con sentido de coraje y convicción.

Tenemos que asegurarnos de que los que cometan actos violentos paguen por ello. Por eso es importante que nos ciñamos a las normas internacionales, las leyes y principios que hemos acordado entre todos, y que hagamos todo lo posible para presentar las pruebas incriminatorias y para asegurarnos de que los responsables rindan cuentas.

Noticias ONU: Usted ha dicho que la financiación nunca es suficiente. ¿Cómo podemos evitar que se apodere de nosotros la desesperanza, incluso el cinismo, y que nos sintamos sobrepasados por las necesidades humanitarias?

Stephen O’Brien: No podemos dejar de intentar convencer a la gente de que es una inversión fantástica. Si las necesidades humanitarias no están debidamente atendidas, tienen el potencial de ser explotadas por aquellos con intereses perversos. Si no les hacemos frente ahora, el coste en el futuro será mayor y tendrán que soportarlo las generaciones venideras. Es lo mejor para todos en la lucha por la paz y la hermandad, pero también por el valor de hacer lo correcto hacia otros seres humanos.

Noticias relacionadas