El terrorismo y el crimen transnacional amenazan la estabilidad en el Sahel

Familia desplazada del norte de Mali. Foto: UNDP/Nicolas Meulders

Share

15 de agosto, 2017 — La estabilidad, la prosperidad y el crecimiento del Sahel están amenazados por el terrorismo y el crimen organizado transnacional, afirmó hoy ante el Consejo de Seguridad de la ONU el subsecretario general para las Operaciones de Mantenimiento de la Paz.

El-Ghassim Wane presentó al Consejo un informe sobre la Fuerza Conjunta para el Sahel, compuesta por cinco Estados africanos -Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger- y desplegada en junio de este año para combatir el terrorismo y las actividades criminales en esa región.

Wane subrayó la gravedad de la presencia de esos grupos extremistas o de delincuencia transnacional.

“Sus actividades no conocen fronteras y en repetidas ocasiones han llevado a cabo ataques atroces en los países vecinos y en toda la región. El fin de semana pasado, vimos los atentados en Uagadugu y en los campamentos de la MINUSMA en Douentza y Timbuktu. Sin embargo, lo peor de todo es el impacto en la población civil, que sufre intimidación y violencia y padece la inexistencia o precariedad de servicios sociales a causa de la inseguridad”, apuntó.

En este contexto, consideró que la Fuerza Conjunta para el Sahel representa una opción para luchar contra el problema desde una óptica regional, pero advirtió que afronta retos relacionados con el financiamiento, la capacitación de efectivos y el equipamiento de los contingentes.

Agregó, por otra parte, que la Fuerza sólo tendrá éxito si su labor se complementa con políticas que aborden las causas de la inestabilidad en Mali y en la región, entre las que mencionó los problemas de gobernanza, la pobreza, el desempleo y los efectos del cambio climático. La solución requiere mucho más que una acción militar, concluyó Wane.

Noticias relacionadas