Expertos de la ONU piden acción urgente para detener la creciente violencia en Filipinas

Agnes Callamard, relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias . Foto: ONU

Share

31 de julio, 2017 — El gobierno de Filipinas debe hacer frente urgentemente a las crecientes denuncias de violaciones de derechos humanos a los pueblos indígenas y sus defensores, tales como asesinatos, amenazas y ejecuciones sumarias de niños, señaló un grupo de expertos independientes de la ONU.

"Estamos sorprendidos por el aumento de la violencia, la intimidación y el hostigamiento que sufren los defensores de derechos humanos que protegen a los pueblos indígenas, los sindicatos, los agricultores y sus familiares", expresaron los relatores en un comunicado conjunto publicado este lunes.

Algunos de los atacados protegían los derechos de los pueblos indígenas Lumad, que habitan la isla de Mindanao y han sufrido severas amenazas por defender sus tierras ancestrales de los intereses de las empresas.

La semana pasada, el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, amenazó con bombardear las escuelas Lumad en Mindanao durante una conferencia de prensa.

"Estas declaraciones son una incitación a la violencia, y si estos bombardeos ocurrieran representarían una grave violación a los derechos humanos y a la convención de Ginebra. El gobierno es responsable de respetar las garantías fundamentales y proteger a sus ciudadanos, apuntó Agnes Callamard, la relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias.

Los expertos añadieron que las autoridades deben proteger a las personas, por lo que las denuncias de ejecuciones sumarias deben ser investigadas a fondo y los autores deben rendir cuentas ante la justicia.

Noticias relacionadas