Nadie debe quedarse callado ante el sufrimiento de los civiles en Siria, dice coordinador de Ayuda de Emergencia

Desplazados por la violencia en Raqqa. Foto de archivo: UNICEF/UN039561/Soulaiman

Share

27 de julio, 2017 — El conflicto en Siria es muy complejo, pero proteger y apoyar a la población es nuestro imperativo como seres humanos, dijo hoy en el Consejo de Seguridad de la ONU el coordinador de Ayuda de Emergencia.

Stephen O´Brien envió a la sesión del órgano de seguridad sobre la situación humanitaria en Siria un informe presentado por su adjunta, Ursula Mueller, quien reportó que continúa la falta de acceso para las caravanas de ayuda a las áreas sitiadas.

Con respecto a las zonas difíciles de alcanzar, indicó que la ONU y sus socios sólo han podido enviar un convoy por semana durante el mes de julio y que esos suministros han llegado a 120.000 personas en Yalda, Babila y Beit Sahm en Damasco.

En este contexto, Mueller apeló a la calidad humana de la comunidad internacional.

“Nadie de nosotros debe permanecer en silencio mientras los civiles sufren y afrontan tácticas que los atemorizan. Mientras que se les niegan alimentos, agua, medicamentos y otras formas de ayuda como métodos de guerra”, subrayó.

Añadió que el pueblo sirio espera que el Consejo de Seguridad y la comunidad internacional consigan que todas las partes se apeguen a las obligaciones marcadas por las leyes internacionales humanitarias, que se proteja a los civiles y se permita la entrada regular de suministros de socorro.

Noticias relacionadas