Eritrea debe pasar a ser una prioridad de la Agenda 2030

Un grupo de mujeres atiende una clase sobre VIH y sida en Eritrea. Foto. The Global Fund / Didier Ruef

Share

13 de julio, 2017 — La situación en Eritrea no ocupa los grandes titulares de los medios de comunicación, pero ese país del cuerno de África afronta una crisis humanitaria.

La población no tiene garantizados los alimentos, debido a que la ubicación geográfica hace a este país extremadamente susceptible a condiciones climáticas severas, como las sequías.

Así lo explicó John Ging, director de operaciones de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), en una conferencia de prensa para informar sobre su última visita a ese país.

"Eritrea también califica muy bajo en el índice de desarrollo humanos. Se encuentra en la posición 179 de 188 países incluidos en ese índice", especificó el alto funcionario.

El compromiso de los Estados miembros de no dejar a nadie atrás, como establecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), coloca a Eritrea entre las prioridades.

Aunque Ging reconoció los avances desde 2012 tras la apertura del Gobierno a la implementación de programas de asistencia por parte de las agencias humanitarias, hace falta acelerar el apoyo que se le da a esa nación.

Una de las áreas que requiere ese apoyo es la agricultura ya que el 80% de la población depende de esa actividad como medio de subsistencia. En este sector hay todavía enormes brechas, dijo el experto.

Otro foco es la salud de los niños, el 50% de los niños padece retrasos del crecimiento y el 39% tiene un peso bajo. Debemos asegurarnos de asistir a los que sufren de desnutrición, subrayó.

Noticias relacionadas