La ONU pide una investigación internacional de las atrocidades cometidas en Kasai, RDC

Mujeres y niños congoleños llegan a la frontera de Angola tras huir de los ataques de las milicias en Kasai, en la República Democrática del Congo. Los trabajadores de ACNUR les resgistran y les transportan a campos o refugios de acogida. Foto: ACNUR / Pumia Rulashe

Share

20 de junio, 2017 — El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos informó este martes de nuevos casos de asesinatos horrendos y mutilación de personas, entre ellos niños, en la provincia de Kasai en la República Democrática del Congo.

Zeid Ra'ad Al Hussein urgió al Consejo de Derechos Humanos a establecer una investigación internacional independiente sobre los abusos generalizados en Kasai.

Zeid señaló que un equipo de su Oficina, enviado para investigar las graves denuncias en esa región, reportó casos desgarradores que dan cuenta de que la situación ha empeorado y se torna cada vez más compleja.

El informe incluye graves violaciones de derechos humanos cometidas por el ejército y la policía congoleña, así como por la milicia Kamuina Nsapu.

También, el asesinato de dos expertos de la ONU. Además, de la participación de numerosos actores que alimentan el odio étnico, desembocando luego en ataques graves y generalizados, aparentemente planificados, en contra de la población civil.

Expresó consternación por la entrega de armas a una milicia, la Bana Mura, supuestamente creada para apoyar a las autoridades en la lucha contra la Kamuina Nsapu, pero que habría cometido ataques horribles contra civiles de los grupos étnicos Luba y Lulua.

Expresó consternación por la entrega de armas a una milicia, la Bana Mura, supuestamente creada para apoyar a las autoridades en la lucha contra la Kamuina Nsapu, pero que habría cometido ataques horribles contra los grupos étnicos Luba y Lulua.

"Los refugiados en varios pueblos en el territorio Kamonya indican que en los últimos dos meses Bana Mura ha matado a tiros, quemado hasta la muerte y mutilado a cientos de aldeanos, además de destruir aldeas enteras”, dijo Zeid.

Añadió que su equipo vio a niños de tan sólo dos años cuyos miembros fueron amputados.

“Muchos bebés tenían heridas de machete y quemaduras graves. Un bebé de dos meses recibió dos disparos a tan sólo cuatro horas de haber nacido. La madre también resultó herida. Por lo menos dos mujeres embarazadas fueron cortadas en pedazos y sus fetos mutilados", detalló el Alto Comisionado.

Señaló que es deber de las autoridades proteger a la población y hacer justicia, pero consideró que el Gobierno de la República Democrática del Congo no ha cumplido con esos requisitos.

Zeid Ra'ad Al Hussein urgió al Consejo a enviar expertos internacionales para investigar la situación en Kasai. Dijo que estos especialistas podrán trabajar con la cooperación de las autoridades, su Oficina y otros entes del sistema de la ONU en ese país.

Noticias relacionadas