Agencias de la ONU evalúan crisis humanitaria en Somalia y Sudán del Sur

Mujeres somalíes desplazadas por la sequía esperan al Secretario General de la ONU, que visitó Baioa (Somalia) en marzo. Foto: ONU/Laura Gelbert

Share

18 de abril, 2017 — Una misión conjunta de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), UNICEF, UNFPA y el PNUD realizó una visita a Somalia y Sudán del Sur, países que experimentan graves crisis humanitarias y una situación alimentaria catastrófica.

El viaje estuvo destinado a mejorar la actuación conjunta de esas agencias de la ONU en la atención a esta grave crisis
El director de operaciones de OCHA, John Ging, afirmó que en Somalia 6,2 millones de personas necesitan ayuda alimentaria, hay más de 25.000 casos de cólera y 535.000 personas han sido desplazadas por la sequía.

A pesar de las limitaciones de movimiento que tienen los trabajadores humanitarios por la inseguridad y la carencia de acceso a ciertas zonas, Ging consideró que la asistencia fluye y que la comunidad internacional ha respondido adecuadamente a las necesidades.

“Los donantes han financiado casi un 70% de los 825 millones solicitados. Esto no tiene precedentes y nos complace ver el aliento que se ofrece a las operaciones humanitarias en ese país”, dijo.

Con relación a Sudán del Sur, Ging señaló que la situación no marcha de igual manera, porque solamente se ha financiado un 27% de los 1.600 millones solicitados, lo que es insuficiente para que OCHA pueda continuar sus labores a la escala y paso requeridos.
“Es el único país en el que ya se ha declarado la hambruna y no contamos con los recursos necesarios para afrontarla”, dijo el jefe de operaciones de OCHA.

Ging subrayó que Sudán del Sur es uno de los lugares más peligrosos para los trabajadores humanitarios y dijo que desde el inicio de las hostilidades en 2013, 82 personas han muerto mientras asistían a la población, 24 sólo en lo que va de año.

Noticias relacionadas