Afganistán precisa apoyo para mejorar la seguridad e impulsar el desarrollo, dice jefe de UNAMA

Vista aérea de Herat, Afganistán. Foto: UNAMA/Fardin Waezi

Share

10 de marzo, 2017 — El gobierno de Afganistán afronta el gran desafío de construir un proceso de paz inclusivo e impulsar el crecimiento económico al mismo tiempo, en el marco de una intensificación de la insurgencia y un deterioro de la seguridad.

De esta forma, el representante especial del Secretario General para Afganistán y jefe de la Misión de la ONU en ese país (UNAMA) describió al Consejo de Seguridad los obstáculos para una paz duradera.

Tadamichi Yamamoto explicó que se requiere un fuerte apoyo internacional para seguir avanzando, mientras que el gobierno afgano duplica sus esfuerzos para hacer frente a esos desafíos.

“El deterioro de la seguridad sigue siendo un punto de gran preocupación. Desde principios de 2017 continuaron los enfrentamientos armados a pesar del frío invierno. Debería hacerse todo lo posible para mejorar la seguridad. También debemos estar alertas ante la presencia de combatientes extranjeros, como el ISIS”, subrayó el alto funcionario.

El año pasado, UNAMA registró el mayor número de bajas civiles de los últimos diez años. Recientemente, un grupo de terroristas cometió atacó cruelmente un hospital. Esta tendencia debe ser revertida, insistió Yamamoto.

Noticias relacionadas