ONUDI festeja 50 años como agencia clave para impulsar el desarrollo y la innovación

“Lo importante no es sólo crear empleo, sino generar valor añadido a través de la productividad y las inversiones en innovación", afirma el ex director de la ONUDI.

Share

25 de noviembre, 2016 — Hace 50 años, el 25 de noviembre de 1966, la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) fue establecida por la Asamblea General como órgano de la ONU encargado de promover y acelerar la industrialización en los países en desarrollo.

En una entrevista con ONU México, el embajador de ese país Mauricio de María y Campos, quien fuera director general de ONUDI entre 1993 y 1997, afirmó que la agencia todavía juega un papel importante, ya que el desarrollo industrial tiene un rol central en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que establece metas y objetivos para la industria, la innovación y la infraestructura.

De María y Campos recordó que estuvo al frente de la ONUDI en un momento de cambio para el orden mundial después de la Guerra Fría y la caída de la Unión Soviética.

“Se puso en duda el papel que podría jugar Naciones Unidas y un organismo como la ONUDI para promover el desarrollo de los países. Se cuestionó su relevancia y ese fue el reto que tuve que enfrentar a lo largo de cinco años. Pudimos superarlo con resultados, reestructurando la organización y los programas, fortaleciendo las fuentes de financiamiento y ajustando los programas a las nuevas condiciones internacionales y demandas no sólo de países en desarrollo, sino también de economías en transición de la ex Unión Soviética”, explicó.

ONUDI festeja sus 50 años y Mauricio de María y Campos señaló que su fortaleza es la capacidad de adaptarse a las nuevas circunstancias y a la adversidad política y económica para seguir construyendo una institución que ayuda a resolver los problemas del desarrollo industrial.

“Ante la Agenda 2030, la ONUDI es un instrumento para los países en desarrollo, pero también para naciones desarrolladas que ya están enfrentándose a problemas de desindustrialización o, por lo menos, a conflictos importantes para mantener sus niveles de empleo y de innovación”, dijo.

El embajador indicó que el desarrollo industrial puede y debe constituir el motor de este nuevo proceso de desarrollo para satisfacer las necesidades económicas y sociales.

“Lo importante no es sólo crear empleo y resolver los problemas de la pobreza, sino también generar valor agregado a través de la productividad, inversiones e innovación para satisfacer estas necesidades en materia de salud, de envejecimiento, de lucha contra el cambio climático… Éstas son áreas en las que ONUDI ha demostrado que tiene capacidad para resolver los problemas técnicos y además tiene el entusiasmo y la fuerza para ser, junto con otros organismos de Naciones Unidas, un actor fundamental en esta transformación”, concluyó.

Noticias relacionadas