ONU lanza llamamiento para asistir a damnificados por el huracán Matthew en Cuba

Imágenes de la destrucción dejada por el huracán Matthews en el municipio de Baracoa, en la provincia de Guantánamo, Cuba. Foto: PMA/Cuba

Share

28 de octubre, 2016 — La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) lanzó hoy un llamamiento para asistir a la población damnificada por el huracán Matthew en el oriente de Cuba, donde causó gran destrucción de infraestructuras y medios de vida a su paso por la isla el 4 de octubre.


El Plan de Respuesta a Matthew, elaborado conjuntamente por el Gobierno cubano y el sistema de la ONU en ese país, precisa de 26,5 millones de dólares para cubrir las necesidades básicas de más de 660.000 personas.

La coordinadora residente de la ONU en Cuba, Myrta Kaulard, expuso en Nueva York la devastación provocada por el meteoro de categoría 4 y destacó que si bien la preparación de la ciudadanía es ejemplar y eso evitó la pérdida de vidas, los daños materiales son cuantiosos y merecen atención internacional.

Kaulard explicó que las provincias orientales de Guantánamo y Holguín, las más golpeadas por el huracán, son propensas a desastres naturales que también incluyen los terremotos, además de que se encuentran relativamente aisladas del resto del país por su topografía, lo que hace más difícil la llegada de suministros.

Detalló que el Plan de Respuesta contempla no sólo las necesidades humanitarias inmediatas sino también la reconstrucción y la recuperación económica que pueda colocar a las comunidades siniestradas en la senda del desarrollo.

En una región donde la inmensa mayoría de la población vive de la agricultura, el Plan prevé la distribución de alimentos en el corto plazo y en el mediano, la recuperación del sector para promover así la seguridad alimentaria y la actividad económica.

Además de proveer materiales y reciclar escombros para la construcción de viviendas, el programa incluye la reconstrucción de los sistemas de agua y saneamiento y de las infraestructuras de salud y de educación.

Según la coordinadora residente, la solidaridad internacional hasta el momento se ha mantenido y el Fondo para Emergencias de la ONU (CERF) desembolsó 5 millones de dólares para las operaciones de respuesta al desastre, “pero se trata de una situación que no debe descuidarse”, apuntó.

Kaulard que si se obtienen los recursos requeridos, las comunidades afectadas podrían volver a tener una vida normal en unos 18 meses.

La presentación del Plan de Respuesta a Matthew contó con la presencia del representante permanente de Cuba ante la ONU, Rodolfo Reyes, quien señaló la importancia de que la recuperación refuerce las medidas de mitigación al cambio climático ya que Guantánamo es la provincia más afectada por la desertificación y salinización de los suelos.

Noticias relacionadas