ONU pide mantener esfuerzos para proteger a los niños afectados por el conflicto en Colombia

Niños colombianos. Foto de archivo: ONU/Mark Garten

Share

24 de octubre, 2016 — El Secretario General de la ONU reiteró su pleno apoyo al proceso de paz en Colombia y alentó a todas las partes a que sigan haciendo frente a las repercusiones del conflicto en los niños.


En un nuevo informe sobre la situación de los niños en ese país, Ban Ki-moon también exhortó al Gobierno y a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a que continúen el proceso actual de separación de todos los menores de 18 años vinculados a las FARC y a que atiendan con premura sus necesidades de reintegración.

El estudio abarca el periodo de septiembre de 2011 a junio de 2016, un lapso marcado por las conversaciones de paz entre el Gobierno y las FARC-EP y por el inicio de la aplicación del acuerdo para la separación y reintegración de los niños firmado en La Habana el 15 de mayo de 2016.

Según los datos del documento, el proceso de paz ha contribuido a que disminuyan las violaciones de los derechos de los niños y a que se avance en el fortalecimiento del marco jurídico y la adopción de políticas de protección.

No obstante, persiste la preocupación por las dificultades provocadas por la presencia de grupos post-desmovilización y la necesidad de salvar la distancia entre los compromisos en materia de políticas y su cumplimiento.

La representante de la ONU para los niños y los conflictos armados, Leila Zerrougui, encomió el compromiso de las partes de seguir aplicando el acuerdo a fin de separar a todos los niños vinculados a las FARC, a pesar de los resultados del plebiscito.

“Se trata de una importante medida de fomento de la confianza, me sumo al Secretario General en su exhortación a todos los implicados a que hagan todo lo posible por proporcionar un apoyo y una atención adecuados a los niños y sus comunidades, que han sufrido demasiado en este conflicto”, apuntó Zerrougui.

El titular de la ONU recomendó al Gobierno de Colombia a redoblar los esfuerzos por fortalecer la reunificación familiar, la protección con perspectiva de género y los servicios de atención, así como a prestar un apoyo adecuado a las comunidades de acogida para garantizar una reintegración satisfactoria a largo plazo.

Asimismo, destacó la importancia de ofrecer alternativas socioeconómicas y apoyo psicosocial a los menores para evitar que otros grupos armados los vuelvan a reclutar.

Noticias relacionadas