La extracción de materias primas se triplicó en 40 años, según el PNUMA

La región de América Latina y el Caribe arroja a la atmósfera 371 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono por el consumo de madera y carbón. Foto de archivo: Banco Mudial/Lundrim Aliu

Share

20 de julio, 2016 — El incremento del consumo, alimentado por una clase media en crecimiento, ha triplicado la cantidad de materias primas extraídas del planeta en las últimas cuatro décadas, según un nuevo informe del Panel Internacional de Recursos (IRP por sus siglas en inglés), auspiciado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).


La pesquisa afirma que el drástico aumento en el uso de combustibles fósiles, metales y otros materiales agudizará el cambio climático, aumentará la contaminación atmosférica, reducirá la biodiversidad y, finalmente, conducirá al agotamiento de los recursos naturales.

El informe advierte que el resultado será la escasez de materiales esenciales y la intensificación del riesgo de que se generen conflictos locales.

“La tasa alarmante a la que actualmente se están extrayendo materiales ya tiene un impacto grave en la salud humana y la calidad de vida de las personas”, declaró Alicia Bárcena, copresidenta del IRP. “Esto demuestra que los patrones imperantes de producción y consumo son insostenibles”, acotó.

Según el documento, la cantidad de materias primas extraídas de la Tierra pasó de 22.000 millones de toneladas en 1970 a 70.000 millones de toneladas en 2010. Los países más ricos consumen en promedio diez veces más materiales que los países más pobres y dos veces más que el promedio mundial.

El documento precisó que si el mundo continúa proporcionando vivienda, movilidad, alimentación, energía y agua de la misma manera que en la actualidad, para el año 2050 los 9.000 millones de personas del planeta necesitarán 180.000 millones de toneladas de materiales cada año para satisfacer la demanda.

Esto equivale a casi tres veces la cantidad actual y probablemente elevará la acidificación y la eutrofización de los suelos y aguas de todo el mundo, aumentará la erosión del suelo y producirá mayores cantidades de residuos y contaminación.

El informe, “Flujos de materiales y productividad de los recursos a escala mundial” (disponible en inglés), afirma que desacoplar el uso cada vez mayor de materiales del crecimiento económico es el “imperativo de la política ambiental moderna y es esencial para la prosperidad de la sociedad humana y un entorno natural saludable”.

El desacoplamiento, que será necesario para que los países alcancen los ODS, requiere de políticas bien diseñadas. Serán esenciales las inversiones en investigación y desarrollo, junto con mejores políticas públicas y mejor financiación.

Noticias relacionadas