Colombia: Alto Comisionado urge a reforzar las instituciones para afrontar retos tras acuerdo de paz

La oficina en México del Alto Comisionado repudió además el asesinato del periodista Elpidio Ramos Zárate cuando, según las primeras informaciones, cubría otros hechos de violencia.

Share

22 de marzo, 2016 — La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos urgió hoy al gobierno de Colombia a crear una arquitectura institucional capaz de responder a los desafíos del proceso de paz y de mejorar la situación de las garantías fundamentales de todas las personas.

El informe anual sobre ese país, presentado en Bogotá por el representante de esa Oficina, Todd Howland, señaló que esas instituciones deberían resolver la falta de coherencia y coordinación y facilitar la transformación de la relación entre el Estado y la ciudadanía para superar el impacto de 50 años de conflicto armado y promover una cultura de respeto y protección de los derechos.

El documento también recomienda al Estado proteger los archivos de derechos humanos e insta a las FARC-EP a ampliar su compromiso con las víctimas.

Durante la divulgación del informe, el representante adjunto de la Oficina, Guillermo Fernández Maldonado, destacó la reparación de víctimas y la no repetición como uno de los puntos cruciales del informe.

“Recomienda al gobierno adecuar el modelo de reparación colectiva para alcanzar sus fines transformadores; promover la complementariedad entre las medidas de reparación colectiva y los planes de desarrollo; incorporar el contenido relevante del Acuerdo sobre Víctimas de la mesa de La Habana; mejorar la capacidad técnica y presupuestal de las entidades implicadas a todo nivel”, dijo.

La Oficina abogó, además, por una discusión pública amplia sobre la transformación del sector de seguridad y exhortó al gobierno a separar a la Policía del Ministerio de Defensa y a garantizar que reducirá gradualmente el papel del ejército en la seguridad pública.

Asimismo, conminó al Estado a desarrollar un sistema de recopilación de datos sobre violencia sexual y a ajustar las políticas de prevención y penalización de ese tipo de delitos.

Por otra parte, llamó a la comunidad internacional y a la ONU a garantizar que el apoyo internacional al proceso de paz tome en cuenta la situación de los derechos humanos en el marco del conflicto armado y fortalezca las capacidades nacionales en la materia para que toda la población goce de esas garantías, incluidos los grupos vulnerables como indígenas y afrocolombianos.

Noticias relacionadas