Alto Comisionado expresa preocupación por las repercusiones de las denuncias de corrupción en Brasil

Marcha de mujeres en Brasilia. Foto de archivo: PNUD/Tiago Zenero

Share

22 de marzo, 2016 — La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos expresó preocupación hoy por el debate cada vez más encendido y politizado que se vive en Brasil desde hace varias semanas.

El portavoz de esa Oficina, Rupert Colville, habló del tema en una conferencia de prensa en Ginebra.

“Urgimos al gobierno, así como a los políticos de otros partidos, a cooperar plenamente con las autoridades judiciales en la investigación sobre denuncias de corrupción al más alto nivel y a evitar acciones que puedan interpretarse como una obstrucción a la justicia”, indicó el portavoz.

A su vez, la dependencia de la ONU pidió a las autoridades judiciales actuar minuciosamente dentro de los límites de la ley internacional y nacional para evitar la adopción de posiciones políticas partidistas.

Además, expresó inquietud por las posibles repercusiones sobre la credibilidad del poder ejecutivo y el judicial y de las graves consecuencias a largo plazo para el Estado.

Colville dijo que la situación podría tener un impacto negativo en los logros democráticos de los últimos 20 años, en los que Brasil ha sido gobernado por una Constitución que provee fuertes garantías de protección de los derechos humanos.

Noticias relacionadas