Tras 48 días, se restaura el suministro de agua potable en Alepo

En el campamento de desplazados de Tishreen, en Alepo, Siria, un niño lleva un bidón de agua que rellenó en un tanque construido por OXFAM con ayuda de UNICEF. Foto: UNICEF/Razan Rashidi

Share

07 de marzo, 2016 — Más de dos millones de sirios en Alepo y sus alrededores vuelven a tener agua potable después de 48 días sin suministro, gracias a que una instalación que fue deliberadamente cerrada el 16 de enero reanudó este fin de semana sus operaciones, informó hoy UNICEF.

La planta de tratamiento de Al Khafseh extrae agua del río Éufrates para producir un promedio de 400 millones de litros de agua limpia cada día y es el único recurso de agua potable para toda la ciudad. UNICEF aseguró que más de un millón de niños dependen de esta instalación para prevenir enfermedades transmitidas por el agua, que pueden ser mortales.

La agencia de la ONU lamentó que el agua se haya utilizado como arma de guerra por las partes en conflicto en Siria, con tácticas como el cierre de fuentes, bombardeos y ataques terrestres contra instalaciones o impedir el acceso a los trabajadores que operan estas plantas.

A su vez, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, señaló en un mensaje en vísperas del Día Internacional de la Mujer, que la guerra de cinco años está teniendo un efecto particularmente grave en las mujeres.

De Mistura recordó que las mujeres deben tener derecho a participar en el proceso político y de negociación orquestado por la ONU, para que sus voces sean escuchadas.

Las agencias humanitarias observaron que bajo el acuerdo de cese de hostilidades, las dos últimas semanas han sido de relativamente calma en la región, lo que ofrece un rayo de esperanza a los 6,5 millones de personas desplazadas en Siria y los 4,5 millones que han huido del país.

Noticias relacionadas