ACNUR alerta que Europa está al borde de una crisis humanitaria autoinfligida

Niño refugiado en la frontera de Grecia con la ex República Yugoslava de Macedonia. Foto: UNICEF/Georgiev

Share

01 de marzo, 2016 — Europa está al borde de una crisis humanitaria inminente, en gran medida autoinfligida, advirtió hoy la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

ACNUR citó el vertiginoso aumento del número de refugiados y migrantes que llegan a una Grecia ya abarrotada y las nuevas restricciones fronterizas de los países europeos como razones para la crisis.

En conferencia de prensa en Ginebra, el portavoz de ACNUR señaló que hasta ayer, el número de refugiados en Grecia que necesitaban alojamiento había ascendido a 24.000.

“Al menos 1.500 pasaron la noche al aire libre. Las condiciones de saturación están causando la escasez de alimentos, refugio, agua y saneamiento. Las tensiones se han ido acumulando, desatando episodios de violencia y beneficiando a los traficantes de personas”, dijo Adrian Edwards.

Las autoridades griegas han respondido desplegando a las Fuerzas Armadas para levantar dos campamentos cerca de Idomeni, en la frontera con la Antigua República Yugoslava de Macedonia, con una capacidad de 12.500 personas. Un tercer campamento está en construcción, con apoyo del ACNUR.

El portavoz de ACNUR ha subrayado que la resolución de la crisis de refugiados en Europa requiere la adopción de acciones claras. Entre las más urgentes en lo que se refiere a Grecia está la necesidad de mejores planes de contingencia, aumentando la capacidad de alojamiento y otras medidas de apoyo, dijo.

Además, abogó por conseguir “más recursos” y una “mejor coordinación” para evitar “un mayor sufrimiento y caos” de los refugiados en Grecia. Edwards dejó claro que el país no puede afrontar en solitario esta situación, por lo que calificó como “absolutamente vital” que se pongan en marcha los esfuerzos de redistribución de refugiados acordados por los países europeos en 2015.

Según la agencia de la ONU, las llegadas vía el Mediterráneo han disminuido durante el invierno pero continúan relativamente altas. Datos recientes muestran que 131.724 migrantes emprendieron la travesía durante enero y febrero. Más de 120.000 de ellos llegaron a Grecia. Edwards subrayó que estas cifras superan el total registrado en la primera mitad de 2015.En lo que va de año se han perdido ya 140 vidas.

Noticias relacionadas