Los cierres fronterizos en los Balcanes aumentan el sufrimiento, dice el Alto Comisionado para los Refugiados

Filippo Grandi conversa con refugiados en la isla griega de Lesbos. Foto: ACNUR/Achilleas Zavallis

Share

24 de febrero, 2016 — El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) se mostró preocupado por el aumento de cierres fronterizos que afrontan los refugiados en la ruta de los Balcanes hacia el norte de Europa.

Esos controles incrementan el sufrimiento de esas personas, en su mayoría provenientes de Siria, Afganistán e Iraq, declaró hoy Filippo Grandi en el marco de su primera misión oficial a Grecia, en la que visitó la isla de Lesbos.

Grandi estuvo en los campamentos de refugiados de la isla y escuchó los testimonios de sus alojados.

Afirmó que las restricciones fronterizas solo servirán para añadir caos y confusión e incrementarán la pesada carga que soporta Grecia gestionando la crisis de refugiados.

El Alto Comisionado enfatizó la necesidad de promover aún más la opción de reubicación de refugiados ya que el sistema de distribución actual ofrecido por los países de la Unión Europea solo ha ofrecido 1.200 plazas.

Asimismo, Grandi denunció la clasificación de refugiados por nacionalidad, que impide a afganos, somalíes y palestinos avanzar en los cruces fronterizos.

Finalmente, elogió la tarea de rescate efectuada por los guardacostas griegos.

Según la Oficina del Alto Comisionado (ACNUR), el año pasado llegaron a Lesbos más de 500.000 refugiados y en lo que va de 2016 la cifra ya supera 50.000.

Noticias relacionadas