Burundi: Ban anuncia compromisos del gobierno de diálogo inclusivo y liberación de detenidos

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, en conferencia de prensa en Buyumbura, con el presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza. Foto: PNUD/Aude Rossignol

Share

23 de febrero, 2016 — El Secretario General de la ONU anunció hoy que el gobierno de Burundi se ha comprometido a emprender un diálogo inclusivo con la oposición y a liberar a 1.200 detenidos, entre otras acciones.

Ban Ki-moon realizó una visita de dos días a Burundi durante la cual organizó una reunión a la que asistieron altos representantes gubernamentales y opositores para discutir el futuro del país.

Asimismo, mantuvo con el presidente del país, Pierre Nkurunziza, un encuentro al que calificó de “sincero y productivo”.

En declaraciones a la prensa en Buyumbura, Ban llamó a los líderes políticos a propiciar la confianza necesaria para un proceso político creíble que conduzca al goce de la paz y los derechos humanos por todos lo burundeses.

“Aplaudo la decisión del presidente Nkurunziza de suspender algunas restricciones a los medios de comunicación, anular órdenes de arresto y liberar detenidos como gestos de buena voluntad. El presidente me dijo esta mañana que liberará a 1.200 detenidos y tomará otras medidas”, enfatizó.

Ban advirtió, por otra parte, que los disturbios políticos, la violencia, la impunidad y la inestabilidad acarrean profundas consecuencias en el terreno humanitario, e instó a responder a la crisis con una cultura de diplomacia preventiva.

"Una de las razones por las que estoy en Burundi es la misma por la que he convocado a los líderes mundiales a la Cumbre Humanitaria de Estambul en mayo de 2016", indicó.

Las tensiones en Burundi comenzaron en abril del año pasado, cuando el presidente Nkurunziza informó que se presentaría por tercera vez a las elecciones. El mandatario fue el vencedor de los comicios, celebrados en julio, con un resultado que la oposición consideró fraudulento.

Según los datos de la ONU, más de 400 personas han muerto desde entonces y cerca de un cuarto de millón han buscado refugio en países vecinos.

Noticias relacionadas