Agencias de la ONU se unen para pedir más medidas para reducir las muertes de niños refugiados en Europa

Voluntarios griegos ayudan a un niño pequeño a desembarcar al llegar a las costas de la isla griega de Lesbos, tras cruzar el mar Egeo desde Turquía. Foto: ACNUR/Achilleas Zavallis

Share

19 de febrero, 2016 — Desde septiembre del año pasado, más de 340 niños, muchos de ellos apenas bebés, murieron ahogados tratando de cruzar el Mediterráneo con sus familias para llegar a Europa. Y las agencias humanitarias de Naciones Unidas advierten que ese número seguirá aumentando.

En un llamamiento conjunto emitido este viernes en Ginebra, UNICEF, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) pidieron más medidas para incrementar la seguridad de aquellos que huyen del conflicto y la desesperación en sus países de origen.

En conferencia de prensa, el portavoz de ACNUR en Ginebra, destacó la gravedad de la situación.

“Desde la muerte de Aylan Kurdi, el niño sirio cuya imagen estremeció al mundo, más de 340 niños han muerto ahogados en el este del Mediterráneo. Eso es un promedio de dos niños que se ahogan cada día”, dijo William Spindler.

El estrecho del Mar Egeo que separa a Turquía y Grecia es una de las rutas más peligrosas en el mundo para los refugiados y migrantes, aseguraron las agencias. El mal estados del mar durante el invierno y la mala calidad de las embarcaciones y los equipos de salvamento incrementan el riesgo de naufragio.

La representante de UNICEF Sarah Crowe ofreció una actualización sobre el terreno desde la frontera entre la ex República Yugoslava de Macedonia y Grecia, a donde están llegando numerosos refugiados de Siria, Afganistán e Iraq.

“Todos dijeron que el mar estaba muy bravo y que pasaron mucho miedo. Sabemos que el coste de la travesía se ha reducido aproximadamente 50 por ciento, a entre 500 y 750 euros. Esto también significa que la calidad de las embarcaciones y los salvavidas se ha deteriorado, lo que implica un mayor riesgo para la vida de los niños”.

El Secretario General de la ONU ha convocado una reunión de alto nivel en Ginebra el 30 de marzo para encontrar maneras de compartir la responsabilidad en todo el mundo para abordar la crisis de refugiados y reducir el número de muertes, por ejemplo mediante programas de reasentamiento y reunificación familiar.

Según la OIM, el 36 por ciento de los migrantes son niños. Durante las primeras seis semanas del año, 410 personas de las 80.000 que cruzaron el este del Mediterráneo fallecieron en el intento. Esto supone una cifra 35 veces mayor frente al mismo periodo de 2015.

Noticias relacionadas