Oficinas de la ONU en México condenan los hechos violentos del penal de Topo Chico

La oficina en México del Alto Comisionado repudió además el asesinato del periodista Elpidio Ramos Zárate cuando, según las primeras informaciones, cubría otros hechos de violencia.

Share

12 de febrero, 2016 — Los hechos violentos ocurridos en el penal de Topo Chico en la ciudad de Monterrey, México, en que murieron al menos 49 personas y 12 resultaron heridas, subraya la urgencia de hacer frente a las deficiencias en las condiciones de detención en varios centros penitenciarios en ese país.

Así lo afirmaron hoy las Oficinas de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y la del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ONU-DH).

Un comunicado conjunto de esas dependencias subraya que los hechos reflejan la grave situación carcelaria en el país, que combina violaciones de los derechos humanos y debilidades de las políticas de rehabilitación.

También denota que las penitenciarías se están convirtiendo en lugares que de hecho sirven para reclutar a miembros de organizaciones delictivas, dice el documento.

Los organismos pidieron hacer frente a ese reto y consideraron fundamental cumplir con la obligación del Estado de proteger la vida de las personas privadas de libertad.

Por otra parte, llamaron a las instituciones involucradas a analizar las causas que dieron origen a los incidentes en Topo Chico y exhortaron a las autoridades a prevenir situaciones similares en el futuro, así como a investigar y procesar a los responsables.

Noticias relacionadas