El virus del Zika podría propagarse a Asia y África, advierte la OMS

Un casco azul de la ONU fumiga mosquitos en el barrio de Bel Air en Puerto Príncipe, la capital de Haití. Foto: MINUSTAH/Logan Abassi

Share

02 de febrero, 2016 — Ahora que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado que el virus del Zika es una emergencia de salud pública que afecta a más de 20 países en América Latina y el Caribe, UNICEF ha empezado a trabajar con los gobiernos para movilizar a las comunidades para que se protejan de la infección.

Aunque todavía no hay pruebas concluyentes que relacionen el zika con el auge en los casos de microcefalia, la preocupación es lo suficientemente grande como para justificar acciones inmediatas, alertó el portavoz de UNICEF en conferencia de prensa en Ginebra.

“Debemos actuar con rapidez para proporcionarles a las mujeres y embarazadas la información que necesitan para protegerse a sí mismas y a sus bebés, y necesitamos trabajar con las comunidades sobre cómo combatir este mosquito que está transmitiendo el virus”, dijo Christophe Boulierac.

Los casos de microcefalia en recién nacidos en Brasil se han disparado a 4.180 entre finales de octubre de 2015 y el 26 de enero de este año.

En conferencia de prensa en la ciudad suiza, Anthony Costello, el director de salud materna, infantil y de adolescentes de la OMS, aseguró este martes que si bien la infección no constituye una amenaza como el VIH o el ébola, el problema está en los efectos devastadores que puede tener esta enfermedad aparentemente leve en las familias.

El riesgo de tener un hijo con microcefalia o la posibilidad diez veces mayor de que se expanda más allá de Latinoamérica, a África y Asia, que tienen las tasas de natalidad más altas del mundo, hacen del zika una emergencia internacional.

De cara a los próximos Juegos Olímpicos que se celebrarán este verano en Rio de Janeiro, Costello aseguró que de momento el Comité de Emergencias no ha emitido recomendaciones para viajeros. Aun así, dice que la precaución no está de más.

“Claramente, la gente de fuera de la región que pensaba en viajar allí estando embarazada o pensando en quedarse embarazada próximamente podrían querer replantearse lo que quieren hacer pero para eso todavía no hay directrices”, dijo el experto.

Ante la rápida propagación del virus, la OMS recomienda medidas sencillas para prevenir el contagio como el uso de repelentes y mosquiteras, cubrir el cuerpo al máximo con ropa de colores claros y eliminar los lugares donde los mosquitos pueden reproducirse.

El lunes las autoridades de Haití confirmaron 125 casos de infecciones del virus en el país, aunque advirtieron que las cifras reales podrían ser mucho mayores.

UNICEF ha lanzado un llamamiento de 9 millones de dólares para sus programas con el fin de limitar la transmisión del zika y mitigar su impacto en los bebés y sus familias en las regiones afectadas.

Noticias relacionadas